Estado fallido

¿Los inocentes?

Ya sé que me dirán que no colaboro al espíritu de la temporada y que son usos y costumbres y que la manga del muerto. Ya sé que muchos pensarán que esto es falta de sentido del humor. Pero ahora sí estoy completamente convencida de que en los tiempos de Twitter y mensajes cada vez más instantáneos los periodistas ya no nos podemos dar el gusto de jugar al día de los inocentes. Por lo menos no en el formato digital donde se puede tomar solo una foto o un encabezado y confundir a la velocidad el internet.

En esta fecha siempre hay enredos y esa es la intención, pero ahora el tema es la velocidad de la propagación de la cosas que no son ciertas y la capacidad de desinformar hasta de manera peligrosa. Nunca falta el redactor, editor o reportero egocéntrico y confundido que cree que es divertido ‘matar’ gente famosa como chiste. Este año tuvimos la variante de pésimo gusto de un medio que optó por decir que la muerte de Paul Walker había sido una campaña de publicidad para promover Rápido y Furioso 7. Va más allá de mi entendimiento porque creen que esto es chistoso, sobre todo cuando lo mezclan con la información general, con notas verdaderas, para brindarle autenticidad.

 ¿De verdad tienen el deseo que solo se les cumple una vez al año de poder mentir legítimamente? Pues bien, ya no es discutir la “tradición” sino los nuevos medios electrónicos y lo que hacen con ella. Dentro de todos estos “chistes” pasaron cosas reales y graves, como el asalto en una joyería del Centro Comercial Santa Fe que por unos minutos (lo borraron pronto) los encargados del mall atribuyeron a “un chiste del día de los inocentes”.

¿Y la dramática ruptura en la carretera Ensenada–Tijuana? Muchos se preguntaban si era verdad a la vez que otros aseguraban que solo era un photoshop en honor de la fecha que se vivía. Caos total. ¿Y quién puede aclarar las cosas? Definitivamente no Twitter. Pero menos los que ya no pueden discernir entre una realidad y una gracia de la temporada por la necesidad de ganar la nota en tiempos de estío informativo.

Hay medios muy ingeniosos que destacan un espacio diseñado especialmente para hacer sátira con este día y eso está bien. Pero ya la información va tan rápido hoy en la era de retuit editado que no podemos seguir dándonos el lujo como periodistas de jugar a esta tradición por más que le divierta a muchos. Yo sé que es tema controvertido, que es un gusto para demasiados. Que es, de hecho, y por eso es tema de este espacio: entretenimiento. ¿Pero podemos realmente seguir con ello cuando de por sí ya no sabemos qué es verdad y qué es mentira? Yo creo que lo medios meramente informativos no deberían. ¿Usted qué piensa?

 ¿En serio?

¿En México siguen promoviendo la preventa para la película de Justin Bieber cuando en Estados Unidos fue absolutamente el fracaso más contundente de la temporada? ¿Habrán abandonado sus fans al cantante?  

susana.moscatel@milenio.com