Estado fallido

'Ingobernable', a pesar de todo

El primer promo de Ingobernable, la famosa y retrasada serie de Netflix protagonizada por Kate del Castillo toca las perfectas fibras, al menos de los mexicanos, respecto a lo que la comunicación social de nuestros personajes en el poder siempre han tratado de hacernos creer. La pareja presidencial (ni modo, legado de Fox y Martita, aunque no exista la figura) está frente a las cámaras fingiendo alegría navideña para el pueblo de México. Enseguida, ella se retira, evidentemente molesta de tener que fingir amor y quizás (aún no sabemos) enfurecida por diferencias políticas con el primer mandatario y marido. Es una linda carta de Navidad y un anuncio claro que cuando se quiere se puede.

¿Lo más interesante del promo? Nos asegura que la serie, que ya esperábamos para el 2016, al fin se estrenará en marzo. Y créanme, no fue cosa fácil.

Ingobernable se iba a grabar en México, pero considerando que su protagonista inició el año siendo traicionada por Sean Penn después de su visita al Chapo Guzmán y el artículo que este escribió en la Rolling Stone al respecto, todo se volvió imposible.

Parecía que la verdadera sicaria era la misma Kate, quien buscaba al entonces fugado narcotraficante para producir una serie o película con la historia del mismo. Esto nos puede parecer bueno, malo o espantoso, pero por más que se intentó, jamás pudo ser demostrado como un acto ilícito. Pero eso sí, Kate no pudo regresar a su país por terror, bastante bien fundamentado yo diría, de ser detenida a pesar de que había sido citada como testigo.

Mientras todo esto ocurría, nadie puede decir que Netflix no tenía nada más que hacer. La cantidad de series originales que sacaron este año es como para volar la cabeza de cualquiera. Pero no dijeron, como la gran mayoría de las empresas de comunicacion del mundo hubiera hecho, “ya, ahí nos vemos en lo que arreglas tus problemas Kate”. No. hicieron todo lo contrario.

Cambiaron todas las locaciones a donde la actriz ha estado viviendo, amparada en el hecho de que también tiene la nacionalidad norteamericana. Eso, sin duda, incrementó los costos de una manera más que significativa, pero lo hicieron.

Yo no sé, pero puedo imaginarme que mientras Kate veía como todo su país la juzgaba debe haber sido un respiro sentir ese apoyo por parte de Netflix.

Ingobernable es una de las series más esperadas en Mexico por mucho tiempo, y sin duda todo lo que le ocurrió a Kate este año que estamos cerrando hará que cobre una impresionante dimensión que no tenía al principio.

Pero el hecho también es que hasta Televisa ya tiene La Candidata, que me perdonarán ustedes, pero ya la querría cualquier televisora del mundo. Ante todos los cambios y tantos fracasos estos últimos meses Las estrellas tienen una serie que confronta todos los temas que antes hubiesen sido intocables respecto al gobierno mexicano. Y a la vez lo hace con una calidad enorme y una gran narrativa que jamás hubieran logrado de seguir insistiendo que solo se hicieran refritos, que se protegiera al gobierno y que no se afectará la imagen de las instituciones.

Eso es lo que Ingobernable promete desde la plataforma de Netflix y muero por verla. Pero tenemos que admitir que les comieron un poco el mandado en ese sentido, por el año perdido recién descrito.

No importa. Estamos (muchos) felices con La Candidata y morimos por ver Ingobernable. Considerando que también tenemos una ex actriz de Televisa viviendo en Los Pinos, amo ver a Silvia Navarro y a Kate del Castillo demostrando lo que tantos años nos decían pero que en nuestro esquema de entonces era imposible de llevar a cabo: mujeres valientes en papeles protagónicos. Generando debate y libre pensamiento. Es una buena nota para cerrar un espeluznante 2016. ¿No lo creen?

susana.moscatel@milenio.com