Estado fallido

¡Era hora!

Me encontré a Jorge Ortiz de Pinedo aquí en las instalaciones de MILENIO y de verdad que fue un enorme placer verlo tan bien y tan entusiasmado con la nueva puesta en escena que estrena llamada Tick Tick Boom. El talento que ha reunido es verdaderamente espectacular, empezando por las letras de Sabina Berman, quien escribió el texto hace tantos años que parecía la historia de un México de ficción. Tristemente y como ya le había pasado con otros textos a Sabina, la realidad nos ha alcanzado y ahora nos podemos reír entre lágrimas del mal que se esconde entre nuestra cotidianidad. Pero al menos tenemos gente así de talentosa que nos permite reír de ello un rato. Karina Guidi, por ejemplo, que es una diosa del drama sobre las tablas, quería hacer comedia y en una plática con Jorge terminó en esta puesta en escena. ¿Quién más? Un Rodrigo Murray a quien nunca he hecho más que disfrutar en el teatro. Qué gusto ver que gente que literalmente lleva su vida entera haciendo teatro se emociona como si fuera la primera vez. Todo será en el teatro Ignacio López Tarso, en San Ángel. Y yo no me lo pierdo por nada. ¡Mucha mierda a todos!

 SEREMOS VALIENTES

Qué razón tiene Daniel Giménez Cacho al decirnos que hemos estigmatizado tanto a Tepito que nos hemos perdido de una parte básica de nuestra identidad como ciudad. Por eso es consecuente y fascinante ver lo que hará con el experimento teatral Safari en ese lugar. Habrá que ir. De verdad habrá que meternos a esas casas y movernos  con ellos y vivir la experiencia. ¿El problema? Vivimos en una ciudad, y pasa en gran parte del país, en el que uno de los grandes atractivos para llevar a la gente al teatro, es decir, en los comerciales “hay valet parking”. Eso atrae a varios al teatro. Pfff. Más nos vale superar eso, porque si no, es que nos seguiremos perdiendo de cosas fantásticas. Y a las autoridades, échenle un ojo extra al tema, ¿no? Es una gran idea y será brutal si realmente es seguro.

MISOGINIA ESCONDIDA

Por todos lados leí la nota respecto a que Sofía Vergara ganaba más dinero haciendo Modern Family que Ashton Kutcher haciendo Two and a Half Man. Lo que me llamó la atención fue la evidente sorpresa de la nota. Lo periodístico, aparentemente, es que una mujer supere a un hombre en un contexto como éste. Es verdaderamente inaudito y digno de vitorearse, porque ¿cómo demonios es posible, verdad?

La verdad es que sería ridículo que fuera de otra manera. Sofía creó un entrañable y divertidísimo personaje (pseudo) original. Ashton fue un reemplazo de una serie profundamente emproblemada. Una serie, por cierto, que nunca más fue muy buena. Pero sigue siendo una nota inaudita y sorprendente que la mujer gane más que el hombre. Aunque lo merezca. Aunque lo genere. Aunque sea una realidad que ya no va a cambiar. Notable.