Estado fallido

"El francotirador", taquilla y polémica

Vi El francotirador de Clint Eastwood hace un mes, y les puedo decir que es una extraordinaria película. Es tan buena que si de su calidad cinematográfica se tratara, no me sorprendería saber que la gente en Estados Unidos corrió a verla, rompiendo todos los récord de enero (incluyendo el de Avatar) este pasado fin de semana. Sin embargo, sé que esa no fue la razón. Y me perturba.

No tengo nada contra el patriotismo, pero sí contra la idea de que existan vacas sagradas que impidan el diálogo. Y ese es el peligro de esta cinta. Ahí les va por qué. Chris Kyle (el protagonista y personaje de la vida real), sin la menor duda, es considerado un héroe estadunidense. Quisiera contarles más de su vida e historia, pero tampoco hay que arruinarle la película a nadie. Lo que sí puedo decirles es que su historia es aplaudida a más no poder, debido a que fue el marine que más personas mató como francotirador en la historia del Ejército.

Yo no creo que las reglas de la guerra, por más horrible que sea, las podamos entender bien los civiles. Sé que este hombre lo que hacía era proteger a sus compañeros en tierra y sé que se topó con las más horribles decisiones, como tener que matar a la distancia a un niño que cargaba un explosivo que acabaría con la vida de todos sus compañeros. Todo eso lo entiendo y la película hace un extraordinario trabajo explicarlo. Pero, después de ello, no hay pregunta que valga.

Consulten con Michael Moore, documentalista de Fahrenheit 9/11, a quien se le ocurrió decir en Twitter que los francotiradores son cobardes, porque matan por la espalda. Narró cómo murió su tío por una bala de un francotirador en la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál fue la respuesta? Una avalancha de insultos y de personas que hasta pedían que se le quitara la nacionalidad estadunidense. Cosa imposible, nació con ella.

¿Lo peor? Aquellos que quieren entender lo que se les antoja. Un par de publicaciones serias de entretenimiento dijeron en sus titulares: “Michael Moore ataca película de Clint Eastwood”. Hasta ese momento no lo había hecho, pero respondió diciendo que la actuación de Cooper era extraordinaria (lo es) y que lástima que Eastwood hubiera confundido Vietnam con Irak. Palabras fuertes y válidas para El francotirador, la versión de la historia de Kyle y el final (que no contaré) ha sido cuestionado silenciosamente (no querían los ataques) por varias personas.

En lo personal me queda muy claro que el elenco de la película no considera que se pueda cuestionar el heroísmo de un hombre que fuera fundamental en una guerra tan criticada en el mundo entero. Al mismo Bradley Cooper no le encantó mi pregunta respecto a si le estaban poniendo un rostro amable a una figura controvertida en los países que no fueran Estados Unidos. Pero me contestó firme y serio que esto no se trata de política. Difiero, hay toda la política del mundo involucrada y, por ello, creo que El francotirador es un éxito brutal. Qué bueno, como ya dije, es magnífica. ¿Pero blindada ante la crítica? De ninguna manera. En México la podremos ver el 19 de febrero.

¿En serio?

¿Amazon está retando de frente a las exhibidoras de cine anunciando que producirá películas y las pasará primero en su sistema de streaming antes de dárselas a los complejos de cine?

Esta guerra está muy buena. 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel