Estado fallido

Los más fascinantes

Siempre es interesante ver la lista de personas a las que la periodista Barbara Walters considera las más fascinantes del año que termina, pero también resulta un poco aterrador ver cómo en una misma columna pueden acabar el papa Francisco, Kim Kardashian y los barbudos, esos del programa Duck Dynasty, (¿ya lo vieron? No lo hagan. No lo dejarán y sufrirán de horribles culpas existenciales).

Claro que también pasan cosas como la aparición del príncipe Jorge. ¿Se imaginan las expectativas para ese pobre infante? Aún no aprende a regurgitar y ya tiene que captar la atención del planeta entero. ¿Pero qué creen? Cuando hice la pregunta en redes sociales y en diferentes espacios respecto a nuestras grandes personalidades, no salió nada tan estúpido como Kimye (es la combinación entre Kim Kardashian y Kanye West).

Del entretenimiento principalmente aparecieron cineastas. Básicamente Cuarón, Del Toro y por ahí Escalante. ¿Políticos? Nope. Nada. Digo, no fue un recuento científico, pero ni siquiera los que antes se organizaban para aparecer en las listas más casuales lo hicieron. ¿Periodistas? Varios. Pero los más amados eran los más vapuleados también. Desde Tercer grado, hasta Noticias MVS. Ahí sí hubo activistas de ambos lados que saturaron mi encuesta.

¿Cantantes? Curiosamente Lila Downs y Alondra de la Parra. ¿Por qué? Evidentemente su talento, pero creo que también tiene que ver con su capacidad de ser reconocidas fuera de nuestra nación por algunos de los públicos más conocedores del mundo. ¿Activistas? Sí. Wallace, Marti….  ¿Mucho más fascinante que los matapatos, ¿no?

No es comparar. Y nunca tendremos una lista completa ni que tenga contento a nadie, pero me parece que entre nuestro hartazgo por un entretenimiento de plástico que ha prevalecido por décadas y lo agotados que estamos de que nos vendan una cosa; por otra, hemos generado una subcultura que se dedica a buscar personajes sumamente auténticos. Generalmente personajes creados a partir de la adversidad y con mensajes alentadores. Atletas, como  Paola Espinosa o incluso la Sub 17, ahí están, al igual que Elena Poniatowska y Carlos Fuentes. Pero la mejor velocista que nuestro país ha tenido en su historia, Ana Guevara, ni de chiste aparece. ¿Por qué? Evidentemente, porque la polaca mata toda buena percepción. Y nadie dijo Laura Bozzo (tal vez por penita), a pesar de sus enormes ratings.

Sea como sea, salí más contenta con nuestra lista instantánea. La verdad, con la de Barbara solo compartiría al Papa. Ahí, más allá de religión o nacionalidad posible, no podría ponerse más fascinante la historia por más que se intentara.

¿Ustedes a quién agregarían?

¿En serio?

¿Hay tanto deseo por ver en internet una y otra vez el accidente de Paul Walker?