Estado fallido

En mis tiempos…

Eso pasa cuando el domingo te encuentras frente a tu pantalla llorando desesperadamente de la emoción por ver a los Tony premiar a lo más importante (y emotivo) del teatro en Broadway, mientras que, en algún lugar remoto, a unos pocos canales de distancia, hay miles de jóvenes, muy jóvenes, desgarrándose de la emoción también, porque MTV está premiando a su snapchatero del año en los premios MIAW.

Los que crecimos emocional y físicamente con el MTV original siempre nos habíamos maravillado de cómo se ha ido transformando. ¿Eres, como yo, de las personas que esperaban frente a su tele con la ilusión que pasara “Thriller” o “Girls Just Wanna Have Fun? ¿Más tirándole a Beavis & Butthead? ¿De los que vivieron la revolución de los reality shows que por años arruinaron la televisión como The Real World? ¿Te acuerdas de cuando MTV dejó de pasar videos? ¿Te parece absolutamente absurdo pensar en un canal que cambió por siempre a la música al impulsar la creación de pequeños cortometrajes con cada canción? ¿No te imaginas esperando cuando puedes solo picar un botón y ahí tienes todo? Sí, MTV se ha reinventado los últimos 30 años y por primera vez puedo decir que no entiendo nada.

 Claro, no es el canal el que me preocupa. Y me he mantenido al tanto con las nuevas tecnologías simplemente por disciplina profesional (aunque van demasiado rápido). Sé que Twitter ya es como de los dinosaurios para la nueva generación que consideran pioneros y la vieja guardia a los fenómenos de las redes como el Werevertumorro y compañía. Hay todavía una generación más joven que hace ídolos de formatos todavía más breves y efímeros.

Me gusta mucho hacerle preguntas a los veinteañeros y a  los más jóvenes sobre que encuentran ahí. ¿Hay arte involucrado desde su punto de vista o solo son personajes y fama instantánea? Muchos me ven con cara de “¿Qué tiene que ver el arte con todo esto?”. Otros se ofenden y me ven como yo veía a mis papás cuando me cachaban a las tres de la mañana viendo la tele, con el deseo que MTV se le ocurriera pasar “Electric Avenue” de Eddie Grant o “Legs” de ZZ Top.

Algunos somos particularmente eufóricos y defensores de nuestro entretenimiento, cultura popular, programas, música y hasta personajes. Esperamos muchísimo de ellos. Por eso mi generación todavía tiene una Madonna. Por eso las tempranas muertes de Michael Jackson, David Bowie y Prince nos devastaron. Había tanto más que dar.

Así que con el riesgo a sonar como la viejita del cuento que dice: “En mis tiempos las cosas eran…”, sí, me encantaría preguntarle a esta nueva generación que hace ídolos de los influencers si creen que seguirán siendo parte de sus vidas cuando tengan 25 años. ¿Treinta y cinco? ¿Setenta? La pregunta es, pues, con el mundo de entretenimiento que están construyendo hoy en día, ¿creen que en 40 años tendrán algún equivalente a los Rolling Stones o The Who que los haga llorar de la emoción, porque se presentarán íntegros y frente a ustedes? Espero, de todo corazón que sí (dijo la abuelita).

¿En serio?

¿Todavía es nota que Kim Kardashian se quite la ropa en cualquier publicación? ¿Todavía le pagan por hacerlo cuando a diario lo hace gratis en Instagram?

@SusanaMoscatel