Estado fallido

Eminem: Cuando ya no te la crees

Algunos amigos siempre se han burlado de mí cada que me pronuncio fan de Eminem. Me dicen que nada tenemos que ver y que es pose. Me cuentan el ya viejo chiste de, ¿en qué clase de mundo vivimos si el rapero más exitoso es blanco y el golfista campeón del mundo es negro? (Creo que no han visto cómo le va a Tiger Woods últimamente).

Pero el caso es que pasado mañana sale el nuevo disco de Eminem, y yo estoy muy emocionada. No solo por cómo me dan escalofríos cada vez que escucho “Stan”, o cómo me hizo llorar con “Nate Ruess” (otro genio sin reconocimiento en México) después de “Headlights”, donde básicamente la ofrece disculpas a su madre por “Cleaning out my Closet” e incluso, muchos pensamos, por la brillante película 8 Mile (definitivamente no le va bien a Kim Mathers en ninguna de las últimas producciones mencionadas).

Pero hace un par de días se me apareció el sencillo “Walk on Water”, donde hace dueto con Beyoncé y no podría creer lo que me hizo sentir.

Que un rapero reconozca de esa manera sus vulnerabilidades, temores y dolor, no es cosa de cada día. Y eso le ha costado caro con la crítica especializada.

Yo no escuché la canción con esa intención, apareció en mi playlists mientras corría, y admito que hice malabares para volver a escucharla. Me conmovió. Es alguien agotado por tantos años de expectativas altas, por tener que ser un ejemplo (por más controvertido, es una gran historia de éxito) por saberse menos que sus ídolos como Tupac o Prince.

¿Quién no se ha sentido así alguna vez en su vida? Sea cual sea el contexto. Y se le escucha el dolor, contrastado por el (feat) o participación de Beyoncé.

Eminem acostumbra a estar enojado. Ahora lo está, pero es una manera mucho más humana. Mucho más reflexiva. Y mucho más identificable para casi cualquiera que quiere seguir haciendo una diferencia. Que tiene arrepentimientos. Que sabe que lastimó y fue lastimado.

En efecto, canta Beyoncé: “caminar en agua, cualquiera, pero si pretendemos ser una divinidad, nos daremos cuenta de que solo podemos porque ésta se ha congelado por completo. Y si no nos fijamos, nosotros con ella”. ¿Ustedes se han sentido así? ¿A su manera?

¿En serio?

¿Nuevos jefes de Televisa? ¿Es verdad? ¿Regresarán a Laura Bozzo? ¿Esa es la “nueva televisión” que nos están prometiendo? 

susana.moscatel@milenio.com