Estado fallido

El drama de Twitter

Ya tuvimos en cine La red social, la historia de Steve Jobs y hasta varias versiones dramatizadas de la trayectoria de Napster. Wikileaks tuvo su muy fallida película hace pocos meses y un más atinado documental. El caso es que la tecnología que hoy en día es una realidad tiene historias que contar, porque, a fin de cuentas, detrás de ella siempre hay humanos y generalmente una muy buena cantidad de grilla. Son grandes historias y todos nos sentimos aludidos, porque finalmente son cosas que afectan nuestras vidas. Además, en la mayoría de los casos, salvo la temprana muerte de Jobs, los protagonistas de estas historias están vivos y jóvenes y con mucha energía para quejarse, mofarse o hacer caras respecto a la versión cinematográfica de las cosas. Dicen que cuando hay dos personas hay tres historias. Ahora, con todos estos recursos digitales de comunicación todo es intercambio, hay millones de datos y se seguirán multiplicando exponencialmente. Y ahora viene la buena.

De entrada, qué les parece el título de la novela de Nick Bilton, a partir de la cual Lionsgate quiere hacer esta serie de televisión: El nacimiento de Twitter, una verdadera historia de poder, amistad, dinero y traición. ¿Qué tal? ¿No verían a esa producción?

Nos emocionamos más al enterarnos que está a cargo de los responsables de los Juegos del hambre y de los productores de series como Orange is the New Black (Netflix), Mad Men y Nashville.

¿Por qué es tan fascinante? Pues porque poco a poco esta red social está conteniendo todos los temas de la humanidad, al menos en estos tiempos. Desde la primavera árabe hasta el anuncio de la muerte de Michael Jackson, será imposible recordar que estos tiempos son el pajarito azul de por medio. ¿Se imaginan con una buena estructura y adaptación de la novela la maravilla de historias que se podrán contar? Es sin duda uno de los anuncios más emocionantes en lo que se refiere a televisión en mucho tiempo. Y el más riesgoso también. Todo mundo cree que la producción le pertenece siempre y cuanto tengan una cuenta de Twitter.

Homofobia y el matapatos

Suspenden a un barbudo llamado Phil Robertson de su exitoso show Duck Dynasty (o vamos a matar patos para los cuates) por soltar una horrible diatriba contra las personas homosexuales en una revista. Está bien, considerando la cantidad de millones de personas que se la pasan viendo esa cosa de programa está mejor no poner en el candelero a alguien con ideas tan retrogradas y peligrosas para la sociedad. Pero pensándolo un poco, y no si han visto el programa que apela a lo más morboso y ridículo de la sociedad estadunidense (y que es un enorme éxito por ello) ¿No era lógico que los protagonistas de este reality no iban a ser personas con un buen balance emocional? Digo, es todo un programa dedicado a demostrar la superioridad del hombre más elemental de la creación contra los pobres animalejos esos. ¿Qué esperaban de él? ¿Un tratado de derechos humanos?

¿En serio?

¿Eminem quiere ayudar a Justin Bieber? ¿A qué?