Estado fallido

Críticos de cine

Hoy es un día muy interesante para hablar de la crítica de cine, en particular por un estreno profundamente esperado que al fin ha sido liberado para su crítica y ha dividido violentamente a muchos de los nombres más rimbombantes en este negocio: Rogue One: Una historia de Star Wars.

 En esta jungla de personajes que nos dedicamos a cubrir las películas hay muchos títulos, mucho ego y también en ocasiones, mucho conocimiento. Hay mucho fan disfrazado de entendedor, hay mucho cineasta frustrado y hay, verdaderamente, grandes mentes que saben lo suficiente de cine como para poder apuntar donde están las debilidades y las fortalezas de una película. También hay quien no tiene idea.

 El problema es que no todos partimos del mismo punto ni tenemos las mismas intenciones. Algunos amamos el cine, pero siempre nos haremos llamar reporteros, no críticos. Eso no quiere decir que no vivamos inmersos en este mundo, o que no tengamos fundamentos  o espacios para dar una opinión,  pero sí quiere decir que nos toca hacerle las preguntas a los que hacen las películas. Y por supuesto, eso en ocasiones colorea nuestra visión final. Por eso hay que hacer siempre un esfuerzo enorme para no dejar que nuestra pasión o una impactante personalidad en entrevista interfieran con nuestra opinión.

Todo esto para decirles que aunque la cinta que Diego Luna protagoniza con Felicity Jones ha recibido críticas extraordinariamente mixtas, estoy completamente segura que tendrá el mismo público que pensaba ir a verla de todos modos. No es solo la mercadotecnia, hay auténticamente millones de personas que viven inmersas en el mundo de la Guerra de las Galaxias. Ese público ahí estará, digan lo que digan los críticos.

Luego está el público que solo busca entretenerse con lo mejor que se encuentren en la pantalla. Ese público también irá. Porque al menos saben a que se están metiendo. Con este tipo de cintas, la crítica realmente no suele afectar. Y luego están (porque sí existen) los que verían todo menos lo que está absolutamente de moda. Para ellos esta temporada tiene buenas opciones también. Pero tampoco serán afectados por la crítica.

 Hacer este trabajo es siempre encontrar un punto razonable entre nuestras propias filias, expectativas y la objetividad de lo que tenemos frente a nuestros ojos. También considerar para quién es la cinta. No todas tienen que ser obras de arte, deben cumplir su misión de entretener con congruencia y buena manufactura.

 Así que Rogue One va a estar bien. Tal vez no cambie el rumbo de la historia del cine, pero sin la menor duda es parte de la saga que hizo precisamente eso. Por eso las expectativas siempre serán monumentales. ¿Usted fue a verla a media noche, qué le pareció?

¿En serio?

¿Le van a pagar solo 15 mil dólares a Jimmy Kimmel por conducir el Oscar? ¿Es suficiente el equivalente al bono navideño de dos legisladores mexicanos para realizar una de las chambas más difíciles en el mundo del entretenimiento?

Twitter: @SusanaMoscatel