Estado fallido

Feministas, acoso y espectáculo

Gracias, Julión Alvárez y Gerardo Ortiz, por dejar tan claro en tiempos de verdadera crisis y violencia de género dónde está el verdadero problema, por hacer videos y comentarios donde dejan claro y sin el menor tapujo que para ellos la normalidad es que la mujer esté ahí para servirles en lo que crean necesario, y que si no lo hace está bien descartarlas o, incluso, matarlas.

Sé que a mí nunca me habían dicho feminista tantas veces como estas últimas semanas que hemos tocado estos temas. Y no deja de causarme gracia que lo digan como si fuese un insulto. ¡Por supuesto que soy feminista! Soy una mujer que considera que el género no te hace superior o inferior al otro. Como la mayoría de la gente que está cerca de mí en mi vida, elijo si agarro el trapeador o no. Adoro a los hombres buenos y me desvivo por los que amo. Adoro mi trabajo y mis oportunidades y vivir en un país donde, al menos por ley, hay equidad. Ahora hay que aplicarla.

Así que cuando un Julión sale con que la educación a la antigüita es un valor positivo y que por eso la mujer que vale es la que sabe trapear, yo me pregunto: ¿tan corta es nuestra memoria? ¿Tan pocos ciclos de la humanidad recordamos? Es como cuando se habla de lo gay como modernidad. ¿De verdad creen que todo ello se inventó en las últimas generaciones? Lo siento, imperios del pasado, por lo visto nunca fueron.

Muchas mujeres tienen miedo de usar la palabra porque les enseñaron que era sinónimo de odiar a los hombres. Y yo les pregunto: "¿Cómo vamos a amar a los hombres si no nos queremos a nosotras mismas? ¿Si no somos fieles a nuestros anhelos y deseos? ¿Qué tenemos para darles en ese caso que ellos no pudiesen conseguir en cualquier transacción comercial?

Pregúntenles a muchas actrices jóvenes de Hollywood y te dirían que no se describirían como feministas por miedo a parecer radicales. Ese trabajo duro se supone que le tocó a nuestras madres, abuelas ¿por qué no podemos superarlo? Por qué queda tan impactada la gente por el hecho de que una Emma Watson salga a decir: "Sí, soy feminista y lo defenderé hasta el fin?"

Esta semana el hashtag #miprimeracoso fue Trending Topic en las redes sociales. Muchísimas de las respuestas que obtuvieron las mujeres que participaron fueron más acosos, amenazas y descalificaciones. "Seguro es lesbiana", contestó uno a una famosa, como si ese fuese también un insulto. Ella no lo es, pero curiosamente la mujer que yo conozco que mejor sabe usar el trapeador tiene esposa. Y tienen una casa hermosa, impecable y digna de la hermosa pareja que es.

Nos dicen activistas y feministas, porque ya estamos hartas de que por "usos y costumbres" nos quieran limitar los hombres más limitados que conocemos. Pues adelante. Y el entretenimiento tiene una gran labor aquí (para no hablar de la publicidad, que sería un tema sin fin) para cambiar la "normalidad".

Recuerdo haber platicado largo y tendido sobre este tema con la autora de los Monólogos de la vagina, Eve Ensler, quien va por el mundo tratando de crear conciencia al respecto. Le tenemos mucho miedo a las palabras. Por eso ella escribió Reconquistando al coño (en inglés la palabra es mucho más fuerte). Hay que quitarles estas palabras a nuestros agresores y hacerlas nuestras, para que dejen de pretender controlarnos y definirnos con ellas.

¿En serio?

¿Justin Bieber respingó en Instagram porque alguien dijo que había muerto el último gran intérprete refiriéndose a Prince?

@SusanaMoscatel