Estado fallido

Entre consolas te veas

¿Ustedes en que aparato ven sus series de streaming? Hay tantas formas de hacerlo que jamás se imaginarían lo que aún se nos viene encima. Y en México se están preparando algunas de las más grandes partes de la industria del entretenimiento para cambiar, una vez más, el panorama.

Así es como nos encontramos en los estudios de Sony platicando con el elenco de la serie StartUp, que es producida y protagonizada por Adam Brody (The O.C.). En México el canal Sony está trabajando arduamente para que el sistema por el cual se puede ver esta serie y otras como Preacher (además de todo su catálogo) en todos los sistemas de paga e incluso se pueda conseguir de manera independiente como app. Pero en Estados Unidos es gratis y parte de una muy clara tendencia de lo que está pasando: el gran público, la gente que más invierte y vive inmersa en el mundo del entretenimiento no está en el cine, frente a su televisión o siquiera su celular. Están jugando videojuegos.

Así que la plataforma Crackle de Sony está haciendo algo muy inteligente. Produciendo contenidos precisamente para ese público. El que vive en línea. El que tiene ciertos ritmos ya casi como estructuras mentales de cómo deben ser las cosas debido a las cientos de miles de horas que han pasado siendo interactivos frente a la pantalla. Y sobre todo, buscando llegarle directamente a ese público que ya tiene y vive en sus consolas. Esta temporada, por ejemplo, StartUp hablará de The Dark Web o La red oscura y de cómo este lugar de comercio y transacciones prohibidas en línea está por ocupar el lugar normal del internet, porque la gente está harta con la invasión de su privacidad.

Por eso les cuento esto ahora, antes de que sea la absoluta normalidad para todos. Y no, no digan que México es un país que no tiene los recursos para ello. Quizá aún no exista la velocidad de internet ni los contratos entre empresas que se siguen comportando, más seguido que no, como los monopolios que ya no son (¿dónde está Crackle Izzi?) pero la tendencia es imparable. Y si uno realmente le busca, puede contratar el servicio ya.

La cosa es que no hay que esperar a que esto sea un éxito pare empezar a pensar en los contenidos que al más que enorme mercado de gamers y jóvenes menores a los millennials. Hay que empezar a pensar qué contenidos nos gustaría producir y ver ahí. Y tampoco pensar que “solo es para chavos”. No sé ustedes, pero yo he tenido más de un galán mayor de 40 que luego no quiere salir, porque no puede dejar sus videojuegos.

Les escribe esto alguien quien auténticamente se quedó en Mario Bros. y que nunca logró no caer de los cuadritos en el primer nivel de Q-Bert (Google o Wreck it Ralph para que sepan de qué les hablo chicos), pero se nos viene encima esta impresionante revolución en contenido y distribución, una vez más. ¿Están listos? Yo apenas.

¿En serio?

¿Letterman en Netflix?

Twitter: @SusanaMoscatel