Estado fallido

¿Comedia política? ¡Aún se puede!


Mientras investigaba algunos detalles para hacer las entrevistas de la nueva serie de ABC (la veremos pronto por Sony AXN en México) The Mayor (El alcalde), me topé con un artículo que me provocó más risa que la que debería, si lo pensamos bien. Resulta que en Minnesota, en la demarcación de Cormorant, ya van tres elecciones en las que un perro gana la alcaldía. En la boleta electoral siempre escriben el nombre de Duke (un gigante de los Pirineos) y ya luego se las arreglan. Con un poco de buena voluntad, ¿por qué no?

Es un comentario respecto al sentido del humor de un pueblo chico respecto a la política de los infiernos grandes. Y es otra razón por la que me entusiasma la idea del show The Mayor, protagonizado por Brandon Micheal Hall y producido por Daveed Diggs (quien originó los personajes del Marqués de Lafayette y Thomas Jefferson en el musical de Lin-Manuel Miranda, Hamilton).

Hay un hartazgo generalizado por lo absurdo de la política a escala mundial, de eso queda poca duda. Y también hay una sobredosis de extraordinarios programas de ficción que tocan temas políticos de manera seria, sarcástica, y cómica. Pero el formato del sitcom, media hora a una cámara, escena por escena, casi como si fuera una pequeña obra de teatro no lo habían intentado en un buen rato. (Spin City, de Michael J. Fox, fue un brillante logro. Veep, de HBO, es realmente otro formato y otro, muy brillante, tipo de humor).

La historia es muy simple. Un rapero joven, encantador y sin mucho éxito decide que la mejor manera de promover su música es haciendo una campaña política para ser el alcalde de su pueblo. ¡Y maldita sea! El muchacho gana. Es un poco una mezcla de la premisa de Los productores, de Mel Brooks, con el Príncipe del rap. Y claro, una vez que empieza a enfrentarse a la realidad de la política vienen los problemas y el aprendizaje. Es todo muy sencillo, de hecho, pero la realidad es que está muy bien hecho.

Y tiene un arma secreta más: la participación de Lea Michelle (Glee), quien decide que “si no puedes contra el payaso, mejor únetele. Y mejor aún, dile qué hacer”. Michelle, quien es una extraordinaria cantante (Estrella de Spring Awakening en Broadway, entre varias cosas más) me cuenta que aunque no piensa rapear (por ahora) en la serie, el ritmo musical que les llega desde el productor hasta los protagonistas es una de las ventajas más grandes que tiene el show, que cuenta con todas las de ganar en un género que parece en decadencia. Y en cuanto a Lea Michelle y su relación con el público de nuestro país, nos dijo:

“Sé que hay mucho amor desde México y no saben cómo se los agradezco. Estoy consciente. Más que ello”.  A veces, entre más sencillo mejor. Este puede ser un gran caso.

Twitter: @SusanaMoscatel