Estado fallido

La canción que seguro NO escuchó el Papa

Fernando Rivera Calderón, Monocordio, les escribo hoy para decirles que cada día los amo más. Es muy difícil tener una voz distinta estos días en los que su uno creyera lo que ve en las tomas cerradas de muchos canales de televisión, "todo el país se desborda por su fe y emoción de tener cerca al jerarca de la Iglesia católica".

No me malinterpreten, por favor. Los mensajes del Papa Francisco, sus nada sutiles regaños al poder y corrupción de las instituciones, y su brillante cercanía emocional y moderna con el pueblo impacta hasta los que nada tenemos que ver con el asunto. Pero lo que no me impacta en absoluto, más que para mal, es el modo en el que los poderosos y los famosos se han colgado de lo que ahora he escuchado ser mencionado como el Papamóvil del mame.

Pasé horas discutiendo entre risas si el papa estaba diciendo en serio o en broma que "hasta los ateos en México son Guadalupanos". Una amiga con mucho mejor detector para esas cosas que yo me dijo: "Es lo máximo, por supuesto que era una broma". No lo sé, pero no le veo el conflicto. Yo, personalmente, sigo con los pies muy puestos sobre este plano y aquí veo muchos humanos comunes haciendo su agosto político o de relaciones públicas con esta visita. También veo compañías y compañías usando su imagen para promover algo que nada tiene que ver. Y veo, tristemente, al viejo México de "escenografía citadina" donde todo se arreglaba por un instante cuando una figura importante pasaría por ahí.

Y ahí vuelvo con ustedes, amigos de Monocordio. Pasando por estaciones de la radio me detuve en la W, donde estaban pasando un fragmento de una joya que escribieron llamada "Mensajero de esperanza". Con letras como: "Ya limpiamos de indigentes y matamos los perritos, para oír tu mensaje del amor. Ya pintamos las paredes y vendimos boletitos. Todo sea por la gloria del Señor". La tuve que encontrar en la red y no he dejado de escucharla logrando al menos convertir mi frustración en risas.

Debo decir que pude colocar mis sentimientos respecto al comportamiento de las autoridades en una breve carcajada. ¿Creen que si el Papa Francisco veía un perro callejero saldría despavorido de nuestra recién renombrada Ciudad de México? Porque es verdad, la cazadera y exterminio que ocurrió ahí fue mucho más drástico de lo común. No vaya a ver el Papa a un perro mexicano. Tal vez se le olvide dar mensajes como: "Deben parar los traficantes de muerte en México". Y bueno, respecto a los indigentes... ¿qué puedo decirles que no haya pensado cualquier ser con corazón? En particular este papa, quien se ha mostrado a todas luces como un gran humanista. Tampoco creo que ande preocupado por el color de las paredes o la falta de grafiti en sus muy rápidos trayectos por la ciudad. Este es un hombre que conoce de nuestras peores miserias y precisamente su labor, desde su plataforma, para los suyos, es aliviarlas de alguna manera. Benditos los que tienen ese refugio del dolor.

Así que gracias, Monocordio, y bravo, W Radio. Muy pocos se atreverían a hacer una crítica de lo que fuera en este contexto. Sobre todo porque tenemos un gran talento por ni distinguir qué es lo que se está criticando. Ustedes son claros y grandes. Bravo.

¿En serio?

¿Deadpool nos dará una nueva era de superhéroes clasificación solo para adultos? ¿No podían evolucionar ni tantito las canciones "serias" que le hicieron al Papa desde que vino Juan Pablo II?

susana.moscatel@milenio.com