Estado fallido

La campaña de Carmelo Vargas

Apenas estamos comenzando a hablar de La Dictadura perfecta porque, sin duda, es una película que la gente va a querer ir a ver al cine. Pero también por la manera en la que su capitán, Luis Estrada, y su protagonista, Damián Alcázar, están manejando el sentido del humor fuera de la pantalla de tal manera que es muy difícil que alguien se los recrimine.

 ¿Por qué? Porque para empezar no dejan títere sin cabeza. Ni en la promoción ni en la cinta. Todo mundo resulta aludido. Quien se queje podrá ser acusado con claridad de haberse puesto el saco porque le quedó. Y, por el otro lado, no dejan de decir que es una ficción inspirada en ciertos hechos, pero ficción al fin. Sátira pues.

Lo que antes hacían las carpas ahora lo hace twitter. Y una vez ahí, en la red, es imposible de detener. La campaña de Carmelo Vargas, sobre la cual Damián Alcázar (quien interpreta al corrupto gobernador en la cinta) hizo varios chistes en la conferencia de prensa, ha sido de las notas más leídas en todo México durante las últimas 24 horas. A la gente le interesa. La gente quiere reír de lo que le hace llorar. Y pocas cosas hacen esto con tanta claridad como las películas de Luis Estrada, quien me insistió en que no quiere hacer documentales sino sátiras. Es cierto, ese es su género y que bien lo hace. Pero sospecho que también sabe que es la forma más efectiva para que lo que quiere decir realmente sea escuchado. No me sorprendería que si Carmelo Vargas existiera y Luis Estrada manejara su campaña, ganaría más de una elección popular.

Ese cigarro

Estuvimos en el set de la serie Constantine (NBC/Space) en Atlanta y logramos constatar varias cosas sobre lo que es una de las producciones más esperadas por los fans de uno de los antihéroes más obscuros y complejos de DC Comics.

La primera es que todos los fans están muy preocupados en pensar que el personaje de John Constantine vaya a ser políticamente correcto y arruinar todo su encanto. Uno de los indicadores principales de ello es el hecho de que el personaje no deja de fumar en el cómic y aquí, pues digamos que la televisión tiene reglas al respecto. Pero no se agobien, no se ha desechado la esencia de un gran personaje (como lo hizo Keanu Reeves en la película) por la complacencia. El actor Matt Ryan nos prometió que habrá maneras de insertar todos esos detalles (incluso sus particularidades sexuales) de manera paulatina y no siempre del todo sutil. Eso es solo el principio, ya les contaremos mucho más de la experiencia con esta serie que se estrena en noviembre en todo América Latina.

Que alguien me explique

¿Por qué un cantante y actor (Lisardo) habría de mandar un comunicado de prensa sobre su vida privada informándonos que no piensa hablar de su vida privada?

¿En serio?

¿Chris Brown dijo que el ébola es un control de población?  

susana.moscatel@milenio.com