Estado fallido

¿Ahora Betsy, 2016?

Este 2016 acabó con tanto en el mundo de la gran música que parecía imposible que diera otro golpe certero al llevarse a alguien más en estos, sus últimos días. Desgraciadamente, lo mejor del blues en nuestro país y una persona dulce y espectacular: Betsy Pecanins.

Siempre recordaré a Betsy por los momentos que compartía en el escenario, donde tantas veces la vimos cuando estudiábamos la carrera. Pero, sin duda, nunca dejará de tener un lugar profundamente especial en mi corazón de reportera, porque ella fue la primera artista que me tocó entrevistar. Evidentemente llegué nerviosa a su casa, donde nos había invitado y recibido como si fuésemos viejos amigos. Y su pasión por la música, sus interpretaciones de canciones que, sin duda, reinventaba solo por regalarles su voz y su generosidad ante una reportera novata me hicieron quererla aún más.

Con el pasar de los años nos encontramos muchas veces más y nunca dejé de agradecerle tan grata bienvenida a esta fuente que suele estar llena de paja e información chatarra. Gente como Betsy Pecanins es, como diría en su idioma nativo (ella nació en Arizona, pero no podría haber sido más mexicana) "The real deal". La cosa verdadera pues, la verdadera neta. El fluir con una voz tan perfecta que funcionaba como el mapa más certero directo a nuestras emociones.

Los más grandes artistas de nuestro país, los más grandes cantantes, no son los más famosos, eso me queda claro. Yo solo agradezco que tuve la suerte de conocer y escucharla de esa manera. Gracias Betsy, una vez más.

¡Que alguien me explique!

¿A que está jugando la ONU dándole y quitándole el título de embajadora a La mujer maravilla? ¿De verdad lo hicieron por la petición que tanta gente firmó diciendo que estaba sexualizada? ¿Les habrá movido el tapete que hace poco la declararon bisexual? ¿Por qué la ONU se está ocupando de esta manera con personajes de la ficción? ¿Es, como dicen muchos, igual que si hubieran nombrado a Barbie para este puesto? ¿No hay dos o tres preocupaciones más por ahí a escala mundial en este momento?

¿En serio?

¿Es posible que Kanye West y Donald Trump estén en un mismo espacio sin que implote la tierra por la mera gravedad de sus egos?