Estado fallido

Un año de Kimye

Parece que ya lo aceptamos como una realidad de nuestros tiempos. Personajes como Kanye West y Kim Kardashian de verdad tienen el poder mediático que en otros tiempos las más grandes superestrellas tan solo hubieran soñado. Se observan entre ellos, se analizan y como príncipes de los viejos imperios hacen sus alianzas estratégicas para que el mundo siga girando a su favor.

Y nosotros, cual plebeyos, sostenemos el sistema que promueve un espectáculo que sin la menor duda sustituye al arte en todos los espacios. No dudo del talento como productor y músico de Mr. West. Ni de la capacidad y genialidad de comercialización de Kim. Mucho menos de cómo cada vez que nos quedamos viendo nuestro morbo queda satisfecho, porque lo que nos otorgan suele ser escándalo y espejitos. Pero es inevitable verlos. Son, sin duda, la pareja que define cómo es la cultura pop anglo en estos días.  Solo que a diferencia de las célebres parejas (ustedes pongan los nombres) que hemos tenido aquí, el negocio es de ellos y no de una televisora. Feliz aniversario, Kimye. No hacen el mundo mejor, ni más inteligente, y mucho menos más creativo. Pero hay que conceder que están bastante divertidos.

¿Consecuentes?

Y después de hablar de esos dos les hago una pregunta. Si hoy se estrenara Chronic, la película por la cual Michel Franco ganó el premio al mejor guión en Cannes este fin de semana, ¿cuántos de nosotros dejaríamos nuestros blockbusters de verano para correr a verla? Sé que cada vez somos más, pero queda muy claro que hay mucho camino por recorrer.

Yo no he estado de acuerdo nunca con la idea  de que se impongan cuotas (extremas) de cine nacional, o incluso hecho por mexicanos, en nuestras pantallas. Pero escuchar a Blanca Guerra defender al cine nacional ha sido bastante alentador y esto es por un solo motivo: hay mucha más y mejor producción que nunca. Lo que no hay, lo que no habrá, es un presupuesto de promoción que siquiera pueda empezar a competir contra Hollywood. Así que depende de nosotros. ¿Queremos opciones? ¿Queremos industria? Vamos a ver esas películas que sabemos que están hechas por gente talentosa. Antes de que esas personas se tengan que ir a buscar una carrera fuera del país. El cine mexicano de ninguna manera es un género en sí estos días. Reconozcamos eso y de seguro se nos abrirá un enorme panorama de cosas buenas.

¡Que alguien me explique!

¿No le preocupa a tantos medios “serios” tomar como nota real la especulación que hace un tabloide de quinta como Star sobre la vida sexual de Brad Pitt? ¿Es periodismo o venta a granel de basura desinformativa?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel