Estado fallido

Diez años de Twitter: la 'dramedia' social

Feliz cumpleaños al más grande asesino en serie de todos los tiempos. ¿O conocen a alguien o algo que haya matado a más personas que este medio ciberespacial? Creo que nada en la historia del periodismo nos ha hecho perder tanto el tiempo persiguiendo notas falsas y ocupando nuestros esfuerzos en desmentir las ocurrencias de un puñado de gente sin quehacer. Pero ese es solo un pequeño capítulo de una compleja historia que llegó a cambiar la comunicación para siempre.

Tantos años peleando por la democracia y esta red social en muchos sentidos nos ha acercado a ella más que cualquier elección. ¿Pero para qué? Hay días en que parecería que es para que todos los resentidos sociales tengan un espacio donde verter su veneno sin piedad. ¿Cuántas terapias? ¿Cuántas conversaciones? ¿Cuántos casos de conversaciones que tienen que ver con el odio que se puede encontrar ahí? ¿Para eso llegó Twitter? ¿Para darnos cuenta de cuánto enojo hay en esta sociedad? Vayan ustedes a saber.

"No olvides grandes sucesos como La primavera arabe", me dicen muchas voces. "Nunca hubiesen ocurrido sin Twitter. Es verdad. También es verdad que los religiosos fundamentalistas aprovecharon eso para tomar a los radicales y comenzar otra guerra.

Pero a pesar de todo lo dicho antes, yo ya no concibo, ni quisiera bajo una circunstancia, imaginar un mundo donde sea imposible mandar un mensaje al mundo sin la bendición de los más poderosos. Un mundo en el que solo aquellos con alianzas con los gobiernos en turno tienen oportunidad de hablar. Un universo donde la interacción generalmente era unidireccional y cortante. Twitter también cambió todo eso.

Y por el otro lado, en estos tiempos de la selfie y Periscope, hay que admitir que hay algo muy interesante de observar, cómo nos vemos a nosotros mismos. De las reglas que nos ponemos y rompemos al por mayor al exhibirnos en la red. Del cómo nos burlamos (también en Facebook) de los perfiles que parecieran presentar vidas idílicas, pero cómo atacamos y acusamos de "necesitados de atención" a todos los que muestran tristeza, soledad o debilidad.

Feliz cumpleaños Twitter. Solo son 10 años, pero el mundo ya cambió para siempre. El espectáculo, el drama, la comedia nunca serán iguales. Solo eres una herramienta. Y si bien el contenido es el rey, tú lo agrupas todo y nos los avientas de regreso como un enorme espejo. ¿Que si viven mejor aquellos que se han negado a participar? No lo sé. Como en la vida misma, el festejado nos ha dado enormes tragedias, nos ha hecho perder todo el tiempo del mundo y nos ha regalado interacciones que nunca podríamos haber soñado de otra manera. Solo en 10 años.

¿En serio?

¿David Bowie consideraba a Lorde el futuro de la música?

@SusanaMoscatel