Estado fallido

Triste comedia

Aunque el optimismo estaba a todo lo que daba hace un año, e incluso se hizo un piloto en las instalaciones de Televisa, la mayoría de los integrantes de lo que sería Saturday Night Live México ya han encontrado otras cosas que hacer por estos días. El anuncio de que Adal Ramones regresa a la televisión no es la única razón por la cual el optimismo ha decaído. Desde que se planteó el proyecto en Televisa hubo una muy clara división de opiniones entre los ejecutivos. Algunos de ellos pensaban que era una extraordinaria idea. Otros, los que ahora parecen estar prevaleciendo, están convencidos de que no es el tipo de humor que funcionaría en la televisión abierta mexicana.

De que ya hay una decisión, de que hace falta regresar de una manera u otra a la comedia, la hay, pero seguramente será con fórmulas más probadas en nuestro país, siempre y cuando se puedan poner de acuerdo con el talento, cosa que no ha sido fácil, después de algunos incidentes en el Mundial. Y en cuanto a SNL, sigue pareciendo muy obvia la razón por la cual ese programa nunca podría estar en el Canal de las Estrellas, con todo su esplendor: el humor político. No hay manera en este mundo de que veremos el escarnio que se acostumbra en la NBC sábado a sábado, sobre los legisladores y mandatarios de nuestro país. El sistema aquí, por si no lo habían notado, es completamente otro. ¿Quedan otras cosas que vale la pena rescatar de SNL si no es el humor político? Sí, pero a los que hemos sido fans desde que tenemos uso de razón nos queda muy claro que esa es la base de su influencia e importancia.

¿Este es el fin del proyecto? Espero que no. En una de esas se ponen de acuerdo, pero yo le veo mucho, mucho más futuro en otros espacios que responden a otros intereses, tanto políticos como comerciales y, también, a otro público. Hay mucho talento en el equipo que Adriana Bello ha reunido y sé que no se rinden. Espero verlos gritando: “En vivo”, desde una buena plataforma muy pronto.

Historias fantásticas

De esas anécdotas que salen de la Comic-Con siempre hay algo que comentar. Pero hasta la fecha esta es mi favorita: según Peter Jackson, Paul McCartney le confirmó el viejo rumor de que Los Beatles querían filmar El señor de los anillos, pero que en su momento, por el lado de Tolkien, no estaban dispuestos a ceder los derechos. Incluso dijo que John Lennon quería interpretar a Gollum ¿Se imaginan? No sé si creer esta versión de los hechos o no, pero lo que supongo que debió haber hecho Paul en los 80, si seguía con el mismo deseo, sería haberle pedido ayuda a su amigo Michael Jackson. O, pensándolo bien, mejor no. Tal vez el Rey del Pop se hubiera quedado con Gandalf, además de con “I Want to Hold your Hand”.

 ¡Que alguien me explique!

¿Desde cuándo los trailers son más anticipados que las películas? 

susana.moscatel@milenio.com