Estado fallido

Temo por Memo

Los memes de Memo lo fueron todo el pasado martes. Lo teníamos en la portada de la revista Time sustituyendo al presidente con el encabezado “Salvando a México”, fue niño Dios, Corcovado, Ángel de la Independencia y lo que guste usted inventar. TMZ ya publicó fotografías de su novia y le sugirió que se apure a conseguir el anillo para no perderlo (machistas de porquería). Los encabezados en los periódicos eran para morir de la risa. Independientemente de las leperadas ingeniosas nacionales, los brasileños rindieron tributo a su amor por Chespirito con temas como “Tenía que ser el Chavo de Ocho-A”, haciendo compendios en YouTube con la música que identificamos tan bien y nos remite a esa bonita vecindad.

Todo eso está muy bien y muy divertido. Y espero que el portero esté pasando por el mejor momento de su vida dentro de toda la concentración que requiere. Pero más que eso, espero que le dure la alegría pura. Si para algo somos buenos es para construir ídolos y si para algo somos mejores es para hacerlos añicos después. La celebridad ya era parte de la vida de Memo Ochoa, pero ahora tendrá que acostumbrarse a la obsesión. Y a no poder equivocarse en nada (no hablo solo de la cancha), porque todo mundo tiene cámara y ganas de protagonismo. Además, hay algunos medios dispuestos a pagar buen dinero por verlo caer, con tal de subir su circulación a cualquier costo. Nuestro fervor, amor y agradecimiento a aquel que sabe parar un balón es muy divertido por el momento. Ahora permitamos que nuestra inteligencia y compasión no hagan que en un futuro cercano él tenga que pagar muy caro por darnos esta alegría.

En la tele

Las mejores noticias que he escuchado respecto a películas en las últimas horas tienen todo que ver con la televisión. La primera, evidentemente, es imaginar a Meryl Streep encarnando a Maria Callas para la versión de Master Class de HBO. Yo sé que es Meryl Streep todopoderosa, pero he visto ese personaje encarnado por muchas mujeres como Patty Lupone, Ellen Burstein, Faye Dunaway y Tyne Daly y la verdad mi recuerdo consentido (en serio) es la versión que vi con Diana Bracho. La obra de Terrance McNally es una de las grandes joyas de la corona para cualquier actriz y por eso se monta una y otra vez. Si la crisis teatral actual no le pega, entonces la estaremos viendo en cartelera próximamente aquí otra vez muy pronto. ¿Pero una versión para HBO con Meryl Steep? Emmy garantizado.

Por el otro lado, el genio Cameron Crowe anunció que hará una película llamada Roadies, para Showtime, con producción ejecutiva del niño maravilla J.J. Abrams. Ok, si usted no ha visto Casi famosos, entonces no sabe los alcances emocionales que Crowe es capaz de lograr cuando habla de la vida alrededor del rock. Considerando que de eso tratará esta producción televisiva y aquellos involucrados (junto con la noticia anterior), yo estoy ya considerando comprarme la máquina profesional de palomitas para nunca más tener que salir de casa para ir al cine.

¡Que alguien me explique!

¿Qué debe estar sintiendo el legendario comunicador Memo Ochoa cada vez que escucha su nombre estos días? 

susana.moscatel@milenio.com