Estado fallido

Televisa, 'streaming' y lo que muchos no entienden

Desde que Televisa hizo oficial su plataforma para poder ver su programación por streaming, me ha llamado mucho la atención la manera en la que tantos "intelectuales televisivos" se han burlado del hecho con memes, comentarios llenos de desdén e incluso uno que otro comentario editorial de personas especializadas.

Claro que si ustedes llegan y me plantean: "Qué prefieres ver, ¿House of Cards o La risa en vacaciones?", pues yo también me voy a reír. Pero eso está tan lejano de ser el tema que me preocupa que la gente no se esté dando cuenta. Blim, como se llama este nuevo proyecto de la televisora, no es de ninguna manera una pequeña ambición. No es solamente un lugar donde la gente podrá ver una y otra vez Rosa salvaje o Cuna de lobos como y cuando quiera. Blim es un acto de humildad y visión de una televisora que por más de cincuenta años nunca se había visto enfrentado a un cambio en el panorama como este. Y eso es bueno, y malo.

Lo bueno es que vienen muchas series originales. Y con originales me refiero hechas específicamente para que se vean primero en esa ventana. Con una manufactura mejor y diferente a lo que ya estamos acostumbrados. Pero sí, con las cosas que Televisa sabe que funcionan para su mercado. Es el caso de El hotel del los secretos, un estupendo inicio encabezado por Roberto Gómez Fernández. Un remake, sí, pero mucho mejor hecho que lo que generalmente podemos ver en la televisión abierta debido a los recursos que tiene. Porque el talento siempre ha estado ahí.

Ahora, ¿lo malo? Viene una fragmentación del mercado que nos va a dar en la megatorre a los que queremos acceso a cosas distintas. Está bien, tal vez yo podría sobrevivir sin ver las series originales que haga Televisa por ahora (aunque me muero de curiosidad, porque sé de varias personas muy interesantes que ya están con todo en sus proyectos). Pero lo que va a pasar ahora es lo siguiente: en cuanto se vayan acabando los contratos de series (muy exitosas), de Televisa y sus socios, que están en Netflix no serán renovadas. Y si ustedes creen que el catálogo de Televicine es irrelevante, les invito a que se avienten un clavado por ahí. Recuerden, no solo son productores, también trabajan como distribuidores y tienen buenos títulos. Títulos que ya no se podrán ver en otro lado.

Esta batalla apenas comienza, porque si ustedes quieren ver todo, pues no es que tengan que elegir el mejor servicio. ¡Tendrán que tener todos! Desde Clarovideo (que ha tenido grandes aciertos como conseguir Mozart in the Jungle, serie que le dio su Globo de Oro a Gael García Bernal. También tenemos ya acceso por todos lados a la joya que HBO Go y, claro, Netflix, a quien será prácticamente imposible alcanzar si siguen al ritmo y calidad con sus series originales. ¿Y TV Azteca?, me preguntarán. No. Azteca está en otro negocio. Pero esperen, porque vienen más y más opciones. Y si cada una viene con un precio por separado, la cosa estará un poco complicada.

¿En serio?

¿Las Aparicio y Kate del Castillo: la mancuerna? ¡Pago por ver eso!


@SusanaMoscatel