Estado fallido

Mujeres necesarias (y engarzadas)

Ayer, mientras me entrevistaba un estudiante de periodismo, me preguntó que si había algún o alguna periodista de espectáculos que fuera mi ejemplo. Me quedé pensando por unos momentos, pasando por todas las respuestas evidentes, y de pronto me descubrí contestando esto: “¿Sabes? Aunque hay mucha gente que hay que admirar y respetar por su trayectoria, no son tantos los que me atrevería a nombrar. Y curiosamente las tres mujeres que quiero mencionar primero se han acabado yendo y triunfando en otras fuentes.

Desde mi punto de vista ellas son Katia D’Artigues, quien a pesar de ser mi contemporánea me dio algunas de las más lindas lecciones de generosidad y capacidad cuando empezaba en esta carrera. Hoy en día es hasta constituyente e incansable luchadora por los derechos e igualdad de las personas con discapacidad y derechos humanos en general.

Luego esta mi querida Paola Rojas, con quien tuve la oportunidad de compartir grandes momentos hace ya muchos años en Telehit. Siempre brillante y atinada, no fuimos solo los de la fuente del espectáculo las que nos dimos cuenta que era algo especial. Y no en balde hoy es una de las voces y rostros con más continuidad en las noticias televisivas mexicanas. Un orgullo haberla visto crecer tan de cerca.

Más de una ocasión, mientras me alegraba por el éxito de mis colegas, lamentaba que la fuente del espectáculo hubiese perdido mujeres tan buenas en su trabajo. Y cuando quitaron el programa de mi tan admirada Mónica Garza, Historias engarzadas de Tv Azteca, tuve que preguntarme si ya estábamos perdidos.

Pues la fantástica noticia es que Historias engarzadas ya regresa. Y miren, Mónica puede y ha hecho de todo en términos periodísticos y de conducción. Pero su espectacular forma de entrevistar, su cuidado (personal) en la edición, el equipo por el que se rodea para hacer desde la investigación hasta el desarrollo de la narrativa, la gente que busca para aportar anécdotas y la imagen que proyecta en sí, resulta en un programa que cualquier televisora del mundo debería matar por tener.

Es verdad, Mónica no está limitada a contarnos esas historias de personajes solo del espectáculo como era al principio, y eso solo la vuelve una emisión con más riqueza. Tiene todas las herramientas que aprendió haciendo programas de espectáculos, sus conocimientos de política y tantos ámbitos más y la capacidad de armar un perfecto rompecabezas para que nos quedemos fascinados viendo el trabajo.

Hoy en la mañana que me la encontré en los pasillos de Tv Azteca, ella tenía prisa, porque tenía que llegar a la edición de uno de sus programas que próximamente estaremos viendo. ¿Saben cuantos conductores hacen eso? Hay que ser un verdadero periodista (o cineasta) para saber que esa parte del proceso es imperativa tenerla a la perfección para contar la historia que se está narrando de manera perfecta. Que alegría verla de regreso en ese espacio en particular.

¿En serio?

¿La Chimoltrufia sacó su vlog?

Twitter: @SusanaMoscatel