Estado fallido

Señores: ¡Revísense ahí!

Para Elisa

 La ignorancia y el miedo pueden ser completamente mortales. Sobre todo en una sociedad donde el hombre es educado con tantos tabúes que muchas veces resultan ser lo que acaban con sus vidas.

“Los verdaderos hombres no se preocupan”, “no lloran” y, sobre todo, “nunca van a permitir que nadie se acerque a esas partes internas que nadie debe tocar”, les dicen desde la cuna. Señores, no estoy hablando de sentimientos. Estoy hablando de su próstata. Es verdaderamente increíble saber que, por todos estos absurdos prejuicios, fallezcan tantos hombres en nuestro país por el simple hecho de no atreverse a prevenir con dos actos de lo más sencillos. Una prueba de antígeno prostático (solo es un poquito de sangre) y una revisión médica que no dura ni unos segundos.

 Hace muchos años conocí a una mujer que me platicó que gracias a que estaba gozando un momento de intimidad con su pareja, él se dio cuenta de que ella tenía una bolita en el seno. Era cáncer en sus primeras etapas. Lo encontraron a tiempo y eso le salvó la vida.

 Es un poco más complicado (no imposible, pero sí complicado) que ocurra esto de manera inversa entre hombres y mujeres. Así que, ni modo caballeros, después de los cuarenta a revisarse.

 ¿Por qué les cuento esto ahorita? Porque gracias a la invitación de mi amigo René Franco conocí a Isabelle Aloi-Timeus, quien con un grupo de maravillosos profesionales encabeza la Fundación Salvati y está organizando la primera carrera para generar conciencia (y fondos) para tratar este mal que en México en particular es, por lo general, diagnosticado demasiado tarde.

 Así que ahí estábamos, integrantes de la banda de rock chilena Los Bunkers, el periodista deportivo Pablo Carrillo, René Franco y una servidora invitando a esta carrera a la que esperamos se unan muchos famosos para llamar la atención de un tema tan importante y que a tanta gente le cuesta trabajo siquiera hablar. El compromiso que tenemos para acabar contra esta enfermedad desgarradora y cruel es de cada uno de nosotros. Si esto sirve, aunque sea para que el mensaje le llegue aunque sea a una sola persona, ya valió la pena. Y, en lo personal, como mujer, agradezco que haya profesionales que entiendan que la conversación nunca debe terminar. Es la única forma de salvar vidas. Nos vemos para correr el próximo 21 de junio en la Marquesa del Estado de México (asdeporte.com).

¿En serio?

¿Tenía que ser mujer la directora de la Mujer Maravilla? ¿No sería un triunfo mayor para el género que eso no importara y que no fuera novedad que las féminas fueran parte del género de los superhéroes y la dirección sin ser nota ni excepción? 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel