Estado fallido

Salinas y Fox

Carmen Salinas, por supuesto. ¿Pues de quien creen que hablaba? ¿En qué mundo creen que vivimos? ¿En uno donde un pendiente que había desde que la actriz y vocera de México no se iba a cumplir? Recuerdo perfectamente a Carmelita contándonos con emoción. “El Presidente prometió que pronto estará con nosotras en Aventurera”, cosa que tristemente nunca ocurrió.

Pero como magnetos hay ciertas personalidades que se une y al fin ocurrió el encuentro. No había obra que promover, pero sí película. No había Presidencia que defender, pero si Centro Fox que presumir. La verdad no podemos quejarnos, nuestros más pintorescos personajes son más que consistentes consigo mismos y con lo que el público espera de ellos. Así que no hay plazo que no se cumpla … aunque ya no importe para mucho más que para sacarnos una carcajada al imaginar a doña Carmen preguntándole al ex presidente si por ahí tenía algún plantío con mota. Hoy en día, ni eso, ni ellos escandalizan a nadie.

Imaginando dragones

Es cuestión de gustos, por supuesto, pero de verdad hay muy pocas bandas nuevas, como lo son los Imagine Dragons, quienes tienen la potencia en vivo que les hemos visto en sus primeras presentaciones con éxitos como “Demons” y “Radioactive”, la cual en los premios Grammy rockearon con Lammar Kendrick y se llevaron por completo la noche y el show.  Hoy el Auditorio Nacional, con dos fechas, le ha quedado chico. Mínimo un Palacio de los Deportes hubiera sido lo esperado. Pero la velocidad en la que ha crecido la popularidad de esta banda de Las Vegas fue mucho más rápida incluso que la capacidad de programarlos con tiempo. Hoy es la prueba en México y pronto les podremos decir si ha nacido una nueva banda legendaria o si simplemente son el éxito del momento. Como sea, la emoción cunde para los que nos ha atrapado su música y, sobre todo, su capacidad de capturar las emociones humanas siniestras y felices (a la vez) con sus letras.

No es por molestar

Hay dos Méxicos señores. Uno en el que uno puede ser el rey del Twitter solo por escribir cosas horribles de los premios TVyNovelas y el otro, la inmensa mayoría hay que admitir, a quienes verdaderamente sí les importa mucho saber quien ganó los galardones que una compañía se entrega a sí misma. Pero el tema es mucho más complejo que eso y evidentemente tiene que ver con negocios. Las televisoras trabajan para el público que existe y si no está roto, ¿para qué arreglarlo?

Muchos podríamos pensar que con la cantidad de opciones que hay en la red ya estamos del otro lado, pero la verdad es esta: la gran mayoría de los programas de televisión de paga están comenzándose a transmitir doblados. Te cantan mucho que puedes cambiar de idioma, pero yo creo que en ciertos sistemas necesitas una maestría en telecomunicaciones para lograrlo. ¿Por qué está pasando esto? ¿Tan rudos son los subtítulos? Pues el hecho es que después de varios estudios y un incremento brutal en sus audiencias, los canales de paga han concluido que quieren ese mismo público que vería los TVyNovelas. ¿Cómo lograrlo? En español. Solo en español, estimados. ¿Y el público de antes? Suerte con encontrar ese botón de sap

susana.moscatel@milenio.com