Estado fallido

Rompiendo "la ventanita"

Sony Pictures ya está en pláticas muy avanzadas, que se tienen que resolver ahora para ofrecer la película The Interview a través de YouTube, junto a Google Play, Xbox Video de Microsoft y un sitio especial de internet de Sony, al mismo tiempo que se proyecte en las salas de cine. No es la única plataforma con la que han estado hablando, explicó Hollywood Reporter, pero si las cosas salen como esperan, entonces aquí hay una nueva y muy interesante arista de lo que ha sido la historia más extraña, delicada, divertida y compleja del año. Ahí les va. Los exhibidores siempre han tenido una regla muy firme: las películas que se estrenan en las salas de cine tendrán que esperar al menos tres meses para poder ser vistas en cualquier otro formato. Pago por evento, plataformas digitales o ventas de blue ray o dvd.

Han logrado esto, a pesar de serias batallas por parte de los demás interesados, porque al final de cuentas los estudios necesitan de ellos para que la cinta recupere de inicio su inversión, y en el mejor de los casos gane mucho más dinero. Lo demás también es fundamental, pero no en el cálculo inicial respecto al éxito de una cina o no. En otras palabras, los cines no quieren una competencia directa y son aún el cliente principal. Hay que complacerlos con esa ventanita de tres meses.

Este año Netflix anunció que produciría la secuela de El tigre y el dragón y la querían como estreno simultáneo en las salas y en su plataforma. El acuerdo al que llegaron fue solo con los cines IMAX, que es de verdad un enorme logro. Pero la industria aseguraba que es una excepción (no lo es). Antes Universal había intentado algo similar con una cinta llamada Tower Heist, pero los planes se cayeron ante la resistencia de los cines.

Pero en el caso de The Interview, ¿qué pueden hacer las cadenas de cine al respecto? Ellos fueron los que se rehusaron a pasarla por miedo a las amenazas de los hackers y solo fueron unos 250 cines independientes los que se aventaron el tiro. ¿Qué van a decir? “No voy a pasar tu película, pero no quiero que lo hagas con nadie más?”. Pues sí, es exactamente lo que van a decir. Pero con unos 200 millones de dólares al aire, Sony tendrá que hacer milagros para recuperar al menos esa parte de las incontables y aún incomprensibles pérdidas que ha sufrido por apoyar una comedia cuya premisa era asesinar al líder supremo de la República Democrática de Corea del Norte.

¿Ustedes pagarían por ver la cinta en YouTube? Un gran nuevo experimento social y cinematográfico, ¿no creen?

 

¡Que alguien me explique!

Pero ahora sí con una explicación lógica, y no la complicada, enredada y absurda razón que dieron. ¿Por qué la Academia no va a dejar que la música de Birdman participe en la competencia por el Oscar? ¿Las percusiones no son música?

 

Twitter: @susanamoscatel