Estado fallido

Ridícula telaraña

Ya ni la ficción perdonan. Después de un absurdo y pequeño escándalo por el hecho de que se hizo público un memo hackeado (uno de miles), donde Sony y Marvel describían a Spiderman como un joven caucásico, parece ser que los medios latinos en Estados Unidos (y nosotros no tardamos) lo tomaron como una causa social que resolver.

La absolución llegó a modo de historieta. Con la información de que Marvel regresará a los cómics a Miles Morales, un joven mitad latino y mitad afroamericano que apareció en el universo Marvel después de la muerte de Peter Parker hace unos cuatro años. Pero no esperen verlo en la pantalla grande por ahora. Un muy rubio Tom Holland será el nuevo Spiderman, quien al fin convivirá con sus colegas superhéroes la próxima vez que se unan a salvar al mundo. Mientras tanto, nos siguen dando motivos para pensar que gritar respecto a lo políticamente correcto es suficiente razón para que un personaje tenga que cumplir la función de satisfacer ese extraño fenómeno, en lugar de entender sus nuevos superpoderes y salvar al mundo.

Garfield lo sabía

Desde principios del año pasado, cuando platicamos con Andrew Garfield en Singapur, él ya sentía que sus días como Spiderman estaban contados. No puede ser un asunto fácil representar un negocio donde 700 millones de dólares son decepcionantes. Pero Garfield nos lo dijo con mucha claridad entonces: “No sé cuánto tiempo vaya a seguir siendo este personaje. ¿Por qué? Porque ya voy a cumplir treinta años y Peter Parker debe ser un adolescente”. Como eso nos lo dijo antes de cualquier resultado en taquilla queda claro que el actor británico tenía bastante claro lo efímero de llevar a un personaje como este. Después de todo, el día que le informó la ex patrona de los estudios Sony, Amy Pascal, que él sería el Hombre Araña, es lo último que se imaginaba el actor. Ese día estaba en Cancún y había ido con Jessie Eisenberg, Justin Timberlake y Aaron Sorkin a presentar La red social por primera vez ante la prensa internacional. En esa conferencia de prensa casi nadie le había hecho preguntas. Una hora después todos lo perseguíamos. Así es Hollywood.

¡Que alguien me explique!

¿Qué hace una binge-junkie como yo cuando acaba el último capítulo de su Orange is the New Black o similares?

¿En serio?

¿Una secuela de El día de la independencia? ¿Es realmente necesario? 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel