Estado fallido

Reinas gay y pantallas gigantes

La coronación de la reina del orgullo gay, que este año es Gaby Spanic, no podrá llevarse a cabo en el Zócalo capitalino, como acostumbran, por una serie de eventos, incluyendo las pantallas gigantes acondicionadas en el lugar para el Mundial. Pero el tradicional evento, que se realizará este sábado, seguirá con todo (la coronación se efectuará en otro lugar) para conmemorar el orgullo que provoca a tantos la diversidad sexual. Lo que siempre me parecerá interesante es ver cómo la invitación nos llega directamente a la fuente de espectáculos. Me intriga que nos llegue un programa que nos dice específicamente dónde habrá y dónde no habrá artistas en todo el evento. Me llama mucho la atención cómo eso suele ser una prioridad. Entiendo que es una buena forma de dar a conocer la información, pero me pregunto (como lo hago cada año) si con esto no se pierde un poco, en el ruido farandulero, el verdadero mensaje (que asumo que es para muchos): el de orgullo y respeto a todos los seres humanos, sean quienes y como sean. ¿De verdad quieren que la prensa esté ahí por lo famoso de sus invitados? Es un debate que no tendrá fin, pero yo me quedo con lo verdaderamente importante de este evento. “Leyes sin discriminación para toda la nación” es uno de los lemas en la invitación y sin duda una estupenda premisa. Ahora, una vez dicho esto, confieso que me parece un alivio saber que todo esto ocurrirá el sábado y no el domingo. No me gustaría ver las calles de la ciudad confrontadas por dos tipos de tan ilimitadas euforias al mismo tiempo.

La (casi) última de Paul Walker

Más allá de lo que alcanzó a hacer en Rápido y furioso 7, la cinta Brick Mansions o Fortaleza prohibida es la última que filmó el actor californiano antes de encontrar la muerte en un accidente a toda velocidad en un auto deportivo arreglado que estalló en llamas. ¿Por qué es tan verdaderamente desagradable ver esta cinta que se estrena este fin de semana? Porque básicamente se trata de ver a Paul Walker hacer malabares a toda velocidad en algún auto deportivo arreglado que eventualmente acaba estallando en llamas. Y de ver cómo la hace de policía bueno que se hace pasar por malo, ¿o era al revés? No importa. Fue siempre la misma historia con la carrera del actor. Y tristemente con su muerte también. Brick Mansions es más de lo mismo, pero peor. Merecía una mejor y menos irónica despedida un buen hombre como Paul Walker.

¡Que alguien me explique!

¿Cómo fue que la primicia de la aparición de Angélica Rivera y Sofía Castro en la portada y páginas de Marie Claire la tuvo el bloguero de chismes Perez Hilton? ¿Quién y dónde habrá tomado esta estratégica decisión?

¿En serio?

¿Me tengo que esperar hasta octubre para ver Birdman, de Alejandro González Iñárritu y protagonizada por Michael Keaton? ¡Hasta octubre!  

susana.moscatel@milenio.com