Estado fallido

Pósters racistas

12 Years a Slave y a menor medida The Butler fueron consideradas dos de las mejores películas del 2013 que se nos va, aunque en Italia tuvieron que ofrecer disculpas por hacer pósters donde se destacaban las imágenes de Brad Pitt y Michael Fassbender y no la de su protagonista (quien seguramente ganará el Oscar) Chiwetel Ejiojor en el caso de la primera.

Muchos aseguran que fue un tema de racismo. Si lo es, es porque ya está tan implícito en los cánones de la mercadotecnia que ni siquiera lo pensaron. Y eso es peor. Claro, Brad es mejor para la taquilla todavía. Pero aparte de ser productor, sale unos cinco minutos en la película. Si la gente va a ver esa película por ello más allá de estar enojados porque les dijeron racistas, también podrían quejarse amargamente de que les vendieron gato por liebre. Aunque la liebre en este caso es infinitamente mejor actor, aunque menos conocido que el gato.  

Pero ese escándalo fue en Italia. Yo en México alcancé a ver pósters de El mayordomo de la casa blanca, donde Forest Witaker, su protagonista, estaba de espalda y se veían las imágenes de los actores que interpretan a los evidentemente caucásicos presidentes de frente. Ellos evidentemente tienen roles mucho menos relevantes por más famosos que sean (igual recapacitaron porque luego aparecieron otros pósters). Estoy segura que nadie está tratando de ser racista con ello, pero lo logran de manera orgánica y eso es, quizás, peor. Asumen que como no hay muchos afroamericanos en nuestros mercados entonces no podremos identificarnos y no iremos. Primero, no creo que la gente sea tan limitada en sus decisiones y segundo si van por un engaño el resultado será peor a la hora de las recomendaciones de boca a boca, que son las que realmente llenan las salas de cine.

Pero nunca acabaremos con los títulos condescendientes con el público nacional. Mi película favorita del año Saving Mr. Banks se llamará El sueño de Walt. El primer título se explica de manera poética y conmovedora en la cinta. No hay que ser norteamericano amante de Mary Poppins (la cinta se trata de su adaptación al cine) para entender el porqué lleva ese maravilloso nombre. ¿Cuándo llegará el día que en esas juntas para titular las cintas no llegue alguien que decida que simplemente no vamos a entender? Si no entendiéramos, no seríamos uno de los cinco mercados más importantes para Hollywood en el mundo. Y por favor, no importa cómo le pongan a la película o al poster (que de hecho es muy hermoso) vean esa película en cuanto llegue a nuestro país.

Dos tipos de Gloria

Aguas, ya van varias personas que me preguntan si la película de la Trevi se va estrenar el próximo 10 de enero y la respuesta es evidentemente que no. Lo que si va a ocurrir es que llegará la cinta llamada Gloria, chilena del  realizador Sebastián Leilo, que ha recibido grandes críticas desde hace ya casi un año que anda rondando por festivales y diversos países del mundo. Es la historia de una mujer que sigue buscando vivir aunque todos los paradigmas le dicen que a su edad ya no se hacen así las cosas. Y eso implica amar, amar y amar sin dejar atrás la esperanza de encontrar al hombre correcto, si es que eso existe. No, de la cinta de la Trevi faltan meses, meses y mucho escándalo. De ésta que casi no habíamos oído, vale la pena echarla ya un ojo la próxima semana.  

susana.moscatel@milenio.com