Estado fallido

Políticamente ridículo


La policía de las palabras la hizo de nuevo, pero cada vez funciona menos esta histeria colectiva de las personas más fundamentalistas de la cultura de lo políticamente correcto. Y con razón.

 La historia es ésta. La actriz Ana de la Reguera subió una foto a Instagram de un amigo maquillista, con quien estaba bromeando, en la que escribió lo siguiente: “Hasta dormido se te nota lo p”. Santo escándalo. Los señores de la alianza gay y lésbica contra la difamación asumieron de inmediato que la palabra con “p” era puto. Lo hicieron, seguramente, porque se saben la vida privada de todos los involucrados ¿no? ¿O será que asumen que si es el maquillista, entonces es gay? Perdón, pero eso es mucho más discriminatorio que cualquier cosa que pudo haber puesto Ana. Por el otro lado ¿acaso los señores de Glaad no tienen idea de cómo se pueden llevar, amorosas, la mujeres heterosexuales con sus amigos gay? ¿Nunca han estado ni remotamente de cerca de una relación como esas para entender que no hay insulto posible sino un juego cariñoso? ¿No han visto cómo muchos hombres gay (evidentemente no todos, pero muchísimos) se refieren a sí mismos entre risas o cómo se dicen entre sí? Hay tonos para todo. Por supuesto que si fuera un insulto con agresión implícita, deben pegar de gritos. ¿Pero esto? ¿Y ahora quieren una disculpa oficial y que Ana se ponga a trabajar para la causa que ellos dictaminen? ¿En serio?

 Perdón, señores de Glaad pero deben escoger mucho mejor sus batallas. No busquen enemigos donde no los hay, por más que sean famosos y ustedes quieran hacer mucho ruido para su buena causa. Ana es una mujer extraordinariamente sencilla, amable pero, sobre todo, siempre ha estado comprometida con causas sociales y no porque alguien le dijo que lo tenía que hacer. Échenle un ojo, por ejemplo, a la Fundación Veracruzana. Y luego échenle un ojo a las relaciones humanas modernas para entender que la amenaza de discriminación, aunque profunda y tristemente latente en esta sociedad, no está donde la están buscando.

Cancelada

Estos son los días en los que nos enteramos cuáles de nuestras series de televisión fueron canceladas y cuáles sobrevivieron para seguir vivas al menos una temporada más. Una de las grandes decepciones fue Believe, creada por Alfonso Cuarón. No, no todo lo que toca es oro. Y francamente, yo no veía mucho de su estilo en la manufactura de la serie. La idea original era buena. Y de él. Pero no fue suficiente. ¿Otra sorpresa? El show de Michael J. Fox. Ahí otro actor a quien prácticamente todos amamos, pero su muy loable esfuerzo de hacer comedia, a partir del párkinson que padece, fue difícil de procesar para muchos. Ahora tendrán que quitar todos los enormes espectaculares que tapizan la Cuidad de México con la promoción de la serie.

 ¡Que alguien me explique!

 ¿Cómo pueden existir tantas mujeres que son la “mejor madre del mundo”? ¿Cómo festejaban a sus progenitoras antes de Facebook? ¿Por qué diantres tenemos a nuestras madres en Facebook?

 ¿En serio?

¿Hay una mujer que podría ser árbitro en el mundial y es nota internacional porque es sexy?  

susana.moscatel@milenio.com