Estado fallido

¿Peligran los independientes?

¿Qué es lo que está pasando en cuanto a espectáculos masivos en nuestro país? Resulta que promotores y artistas de todos los géneros se han dado cuenta de que hay una mina de oro en público dispuesto a invertir lo necesario cuando los espectáculos lo merecen, y definitivamente hay grandes espacios para generar este tipo de shows o festivales si las cosas se hacen bien. Así que, de unos años para acá, se dejaron venir haciendo felices a miles de personas y creando una interesante situación de competencia que antes no existía.

¿Entonces por qué resultó una pesadilla para la gente del Electric Planet Music Festival poder sacar adelante semejante, ambicioso y extraordinario, proyecto (en su género, por su cartel de artistas) casi de última hora? Finalmente las grandes estrellas hicieron lo suyo (Icona Pop, Empire Of The Sun, Tiësto, Guetta, Aoki) y los chavos se veían contentos al final y la fiesta prendió (con todas sus cosas buenas y malas), pero hubo horas de incertidumbre con visitas de funcionarios al lugar y tremendos ajustes de último momento para poder abrir las puertas lo antes posible. Lo hicieron horas después de lo pautado y, créanme, les puedo asegurar que ello, en sí, ya fue todo un triunfo. Lo sacaron adelante a pesar de improvistos que tuvieron más que ver con sorpresas de última hora. Surgió el hashtag, que en su mayoría sonaba a burla, “#electricplanetpeligroso”. En su mayoría eran jóvenes vociferando lo absurdo que les parecía toda la situación y haciendo comparaciones con otras cosas absurdas.

Ya que esto ocurrió el mismo fin de semana de la cancelación del Hell & Heaven, también en el Estado de México, resultó inevitable escuchar todas las teorías de lo que estaba pasando. Particularmente por lo siguiente: existe una tremenda preocupación entre varios empresarios, con los que platicamos, de que la competencia en este tipo de proyectos de entretenimiento masivo deje de existir debido a este tipo de situaciones.

¿Es verdad que solo Ocesa (quien programó su propio festival del género este fin de semana) tiene la capacidad de organizar bien las cosas sin que todo sea un caos minutos antes de que empiece (o no empiece) el show? ¿Querrán los promotores externos trabajar con alguien más al enterarse de este tipo de cosas? ¿Será cierto que ya se cayeron varios planes de traer excelentes festivales independientes por lo mismo? ¿Estamos viendo, como tantas otras veces en México, cómo desaparece la iniciativa de empresarios independientes por las condiciones tan hostiles que se han dado una y otra vez?

Es todo un tema. Y, quizás con un poco de inocencia, esperamos que el resultado no termine siendo un monopolio más en nuestro país. Es espectacular ver todo lo que nos trae la empresa más grande de este tipo de shows a México y es claro que hay mucho amateur que sueña en grande y no sabe lo que hace (recuerden el rumor de hace unas semanas sobre la inexistente visita de Lady Gaga, por ejemplo), pero no hay nada como un poco de competencia para que el público sea el que gane. Ojalá que pueda seguir así. 

susana.moscatel@milenio.com