Estado fallido

Óscar por el Oscar

Óscar Jaenada ya tiene su premio Goya, así que está bien que ahora vaya por el Oscar. Aún estamos por ver completa La dictadura perfecta, así que no podemos opinar con contundencia acerca de la decisión de la Academia de mandar a Cantinflas a competir por el premio en Estados Unidos y a la cinta de Luis Estrada por el de España, pero los motivos parecen estar bastante claros.

Ya lo habíamos dicho, Cantinflas es una carta de amor al cine y, en realidad y sin duda, quien  elige las películas nominadas para el Oscar en la categoría de cinta extranjera es el público perfecto para apreciar y agradecer esto. En su mayoría, aunque las reglas van cambiando año con año, los que pueden votar son los que acreditaron haber visto un alto porcentaje de cintas de todo el mundo. ¿Quiénes son estas personas? En su gran mayoría gente mayor que todavía tiene gran nostalgia por los tiempos que retrata Cantinflas en el cine. En otras palabras, los viejitos que ya no trabajan tanto y tienen tiempo para ver películas todo el día. Por eso son el público perfecto que añora esos tiempos donde se hacía el cine que se ve reflejado en la película de Sebastián del Amo.

 La cinta hablará de uno de nuestros grandes íconos nacionales, pero lo hace en un idioma que también el Hollywood de esa época de oro puede entender. La decisión es buena por donde se le vea.

¿Qué dicen los críticos en las redes sociales? Se molestan, porque la cinta es de Televisa y pues… ¿cómo? A mí me da un gusto tremendo. Si Televisa está posicionándose así a través de Videocine y sus socios, no fue a la mala ni siendo el más grandote de la competencia. Lo hizo apoyando grandes y muy diferentes talentos que los que acostumbra. Eso no es nada más que una buena noticia. Y además tiene los recursos para hacer el cabildeo necesario que la película requiere para obtener la nominación y si así es, incluso la estatuilla. ¡Ey!, esto es tanto política como cine. Y todo está acomodado para que la maquinaria comience a funcionar.

Mientras tanto en España…

Ya estamos desesperados por verla. Pero La dictadura perfecta pinta muy bien. Será interesante ver cómo el humor negro basado en nuestra tragedia política nacional es comprendido en Europa. ¿Tendrán los elementos para saber lo delicioso de la crítica implícita (o al menos así interpretada por muchos de nosotros) de que Sergio Mayer dé vida al Presidente de México? Esperamos mucho y será hasta principios de octubre cuando podremos saber si la decisión de mandar esta cinta a contender por el Goya fue la correcta.

¿En serio?

¿Facebook no te va a dejar cerrar un anuncio sin hacerte una encuesta del porqué lo hiciste? 

susana.moscatel@milenio.com