Estado fallido

Orlando: antes y después

Lady Gaga y Adele rompieron en llanto en los memoriales de los asesinados en Pulse, en Orlando; Paul McCartney se envolvió en una bandera multicolor;  Britney Spears dio un discurso coherente y sentido; los grandes símbolos de las más grandes ciudades fueron iluminados con el arcoíris; los premios Tony más emotivos de la historia reciente. No terminaríamos de narrar las muestras de amor y apoyo de gran parte de la comunidad artística y creativa del mundo ante los escalofriantes sucesos del pasado fin de semana.

Los parques de Disney, por su parte, han donado un millón de dólares para apoyar a las víctimas de este crimen masivo de odio y acto terrorista. Y pega muy cerca para la compañía, apenas una semana antes había tenido uno de sus eventos anuales donde se cierra el parque en la noche justo para que la comunidad gay pueda tener un ambiente sano y seguro donde convivir. ¿Existe tal cosa todavía?

Leo y escucho comentarios de cómo los artistas y el entretenimiento no deberían tener que ver con estos temas, pero creo que esas personas no pueden estar más equivocadas. Este, el mundo del espectáculo bien entendido, es el más enorme espejo de las pasiones humanas. De las historias más complejas que nos hacen ser todo como seres humanos. ¿Cómo no reaccionar ante semejantes atrocidades?

Pero, sobre todo, y aquí viene la fundamental responsabilidad histórica de quien hace entretenimiento, arte y de quienes nos toca hacer crónica de ello, es momento de cambiar la normalidad donde ser incluso ligeramente homofóbico sea una forma aceptada de proceder socialmente. Donde ser ligeramente cruel con cualquier grupo social en términos de sus derechos, no sea aceptado como tradición. Y aguas, no hablo del sentido del humor. No hablo de la libertad de expresión. Pero sí hablo de funcionarios tan idiotas que creen que ser gay es “una ideología” y que por ella está bien que los maten.

Creo que habrá un antes y un después de Orlando. No porque esas vidas sean más o menos importantes que las que se pierden en un crimen de odio en Veracruz o un atentado terrorista en Tel Aviv. Queda claro que aquí se tocaron tantas fibras que todos fuimos conmocionados para siempre. Y si la comunidad artística sigue unida de esta manera, al generar opinión en contra del odio y el terror, entonces solo por eso valió la pena que ésta exista, y que nosotros nos dediquemos a hablar de ello. Es hora de crear una nueva normalidad.

Camil en ascenso

Ahora que la puesta en escena Chicago ha añadido otras cuatro semanas a su estancia en Broadway, como el abogado Billy Flynn, Jaime Camil tiene muchos más motivos para celebrar. Entre ellos, que haya sido el elegido para conducir los Television Critics Awards el próximo 6 de agosto en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles. Este es uno de las mejores halagos que los críticos de televisión pueden hacerle a un actor y es obvio que Rogelio de la Vega, de Jane the Virgin, está funcionando como los grandes en Estados Unidos.

¡Qué alguien me explique!

¿Cómo le hará la nueva cinta Mi amigo el dragón paras superar la original de 1977?

susana.moscatel@milenio.com