Estado fallido

Lo que Obama quiere

Según lo que publica el Hollywood Reporter Barack Obama dijo (¿entre broma y broma?) que su trabajo ideal para cuando deje de ser presidente de Estados Unidos es conducir el programa de deportes de ESPN. ¿Cómo la ven? Se lo dijo a la persona que, sin duda, con solo mover un dedo lograría que ese sueño se hiciera realidad, Bob Iger, el mero, mero del emporio de Disney que es dueño de la cadena deportiva.

¿Está bien, no? A mí me encantaría que Vicente Fox hubiera sido honesto y hubiera confesado, por ejemplo, que le encantaría haber sido conductor de Hoy o de Venga la Alegría. Me lo imagino perfecto diciéndolo enfrente de uno de tres empresarios mexicanos y todos soltando la misma carcajada mientras planean el proyecto en su cabeza. Pero no, eso no va a pasar. Del todo. Creo.

Pavos que piensan

Suena como una premisa bastante ramplona, pero la película para niños Dos pavos en apuros, que se estrena mañana, tiene un punto muy importante a su favor: cuestiona las tradiciones de tal manera que uno se tiene que preguntar, si hay una agenda política oculta y curiosa ahí. No es la primera vez que una cinta de niños se ve en medio de este tipo de controversia. Happy Feet, por ejemplo, apareció cuando los  pingüinos estaban de moda a niveles exagerados y los conservadores estadunidenses acusaron a Hollywood de tratar de enaltecer lo que consideran como la “falsa teoría” del calentamiento global por motivos partidistas. Ok, un poco exagerado. pero ¿qué tal esto?

Cada año en el Día de Acción de Gracias un pavo es “indultado” por el presidente de Estados Unidos. Es sumamente extraño, porque al hacer eso como un acto de bondad o caridad está asumiendo que todos los demás millones de pavos muertos y consumidos son una crueldad necesaria. Pues básicamente de eso se trata la cinta, el pavo indultado primero está feliz con su buena suerte, pero luego se da cuenta de que tiene que viajar en el tiempo para cambiar la historia y así salvar a millones de sus congéneres que serían sacrificados y devorados en nombre de la tradición.

Es curioso, porque los poderes de este pavo podrían también haber sido usados para evitar la masacre de los nativos de la tierra que eventualmente fueron acribillados también, pero que en la historia de Acción de Gracias compartieron el pan y… ejem, el pavo con esos güeros recién llegados de Europa.

Así que ¿hay agenda política en Dos pavos en apuros? No lo sé. Pero es mucho más divertido especularlo que tener que tomar la cinta literalmente.

¿En serio?

¿Solo tenemos que esperar hasta febrero para ver la siguiente temporada de House of Cards completita en Netflix?