Estado fallido

Los cambios en Televisa

Ya había acabado de escribir esta columna que se llamaba El draft de los medios, cuando al fin llegó el comunicado de Televisa. Es un comunicado que se sabía por pedazos, que se rumoraba, que se analizaba antes de ser dado a conocer. Pero ahora sí podemos dejarnos de campañas como Queremos a Brozo en el noticiero de la noche, que ya corría por las redes sociales, y podemos analizar con la información confirmada qué es lo que pretende hacer la televisora para enfrentar lo que se le viene encima.

Empecemos por eso. ¿Qué va a pasar ahora? No es la tercera cadena de televisión abierta lo único la que le preocupa a Noticieros Televisa. Claro que deben estar pendientes de lo que sea que haga Ciro Gómez Leyva ahí. Porque, sin duda, será algo muy bueno. Y, aunque aún no hay noticias de Azteca, lo que les puedo decir es que nadie se siente seguro ahí. Todos los espacios noticiosos están sobre aviso y están a marchas forzadas haciendo lo que puedan para subir el rating. Productores y conductores de secciones se han ido y han vuelto, pero como todo en la televisora del Ajusco, están en veremos. Y sí, ya veremos.

Pero Televisa dio un mensaje muy contundente con sus nuevos nombramientos este lunes por la noche. El primero es el fin de una era, porque no es López-Dóriga, sino Lolita Ayala la que llevaba 29 años frente a un espacio y ahora se despide. Lo hace con toda dignidad, íntegra y sin el menor escándalo. Pero sin duda era el último vestigio de esa Televisa que tantas personas relacionaban con un pasado que simplemente no pueden superar.

¿Cómo hacerlo? Con gente que goza de otro tipo de credibilidad. Una que tenga que superar los prejuicios que ya se tendrán solo por verlos en los espacios principales de la televisora. Denise Maerker, sobre todo. Ella es, ante todo, una gran periodista que siempre será gran reportera. Su programa de radio es interesante, periodístico, inteligente y siempre con los mejores colaboradores. ¿Podrá hacer lo mismo en la televisión abierta? ¿Alguien ha podido?

Otros dos enormes aciertos son darle buenos espacios a Karla Iberia Sánchez y a Julio Patán. La primera, reportera de absoluto primer nivel, joven pero experimentada. Y Julio, una de esas personas de las que se aprende solo por pasar unos cuantos instantes con él.

Hay mucho más que comentar, pero después de años de conocer, querer y hasta trabajar con Paola Rojas les puedo decir que no hay nadie con mejor sentido del humor y periodístico a la vez. Que tenga un buen espacio donde explotar ese talento en el canal principal de Televisa es como para hacer una fiesta.

Ahora, aquí viene el reto. Pusieron personas extraordinarias en todos esos espacios. Los tiempos son otros. La información ya no espera un horario específico. La exposición de la creatividad y el periodismo ya no es territorio solo de quienes tienen una concesión y de quienes necesariamente requieren de los presupuestos gubernamentales para salir adelante. Así que, ¿los dejarán hacer lo que pueden y saben hacer? Ahí, estimado público, está la verdadera incógnita. Mañana seguimos con el draft de las televisoras, porque esta historia no termina aquí.

¿En serio?

¿Les parece buena idea a ciertos periódicos revelar que hijos de famosos están en Alcohólicos Anónimos? ¿Sabrán los que quiere decir "anónimos" y la importancia de vida y muerte de que permanezca así? 

susana.moscatel@milenio.com