Estado fallido

"Lagrimitas" electorales

Con términos como “curioso”, “feo”, “qué malos”,  “chapuceros” y “chismosos”, fue como se quejó el payaso Lagrimita respecto a su descalificación de la contienda electoral del próximo junio, cuando pretendía ser alcalde de Guadalajara. Aclaro que nombro al personaje y no al hombre: Guillermo Cienfuegos Pérez, porque el que hizo campaña fue literalmente un payaso. Y con un lenguaje propio del mismo vino su entendible y muy frustrada respuesta ante los hechos y las autoridades electorales, quienes aseguran que muchas de las firmas que entregó para calificar no eran válidas.

Lagrimita dijo que todo esto es “injusto”. Otra palabra que ya está muy superada por todos aquellos que juegan en estas perversas ligas de la política, porque nadie cree en términos así de elementales y muchos diríamos fundamentales a esos niveles. “La vida no es justa” y ya.

Si es que el comediante fue honradamente descalificado, tendría que ser por su desconocimiento de las reglas de la política y su forma simplista de entender en lo que se estaba metiendo. Quería, por ejemplo, contratar otros payasos para puestos clave, porque “son buenas personas”, dijo en una entrevista. Y se queja con términos y modos muy propios de alguien que lleva el llanto y la queja en su nombre profesional. En otras palabras, Lagrimita siempre fue demasiado inocente en todo este proceso.

Ahora, por otro lado, resultará que las sospechas del personaje son ciertas, y asumamos por un momento que lo son, entonces eso quiere decir que alguien de verdad estaba preocupado, porque pensaban que él podía ganar. Y francamente, con el nivel de frustración y enojo en esta sociedad, todo es posible estos días. Después de todo, en tiempos de helicópteros oficiales “rentados” para fines personales  y más escándalos de corrupción destapados día a día, asumo que muchos prefieren un candidato que haga reír, que sentir que ellos se siguen riendo de nosotros.

¡Qué historia!

Era 1976 cuando Bruce Jenner se convirtió en un ídolo tras ganar de manera contundente el decatlón de los Juegos Olímpicos de Montreal. Desde entonces ha estado de alguna manera u otra en el ojo público. Bueno, hasta reemplazó a Erik Estrada en la legendaria (y terriblemente mala, pero divertida) serie policiaca Chips (Patrulla motorizada) en los 80.

Pero pregúntenle a cualquier persona menor de 30 años en estos días y ellos lo reconocerán por ser el padrastro de las Kardashian. ¡Ouch! Pero las cosas nunca se quedan quietas y menos con un personaje como éste. A finales de abril lo veremos en una entrevista con la periodista Diane Sawyer, donde se espera que al fin se haga oficial el proceso de cambio de sexo que ha sido documentado por tanto paparazzi en los últimos meses. Perdón, ¿pero aún habrá quien crea que la ficción puede superar la realidad después de escuchar esta historia?

¿En serio?

¿Publicaron la biblia de Kanye West? ¿Substituyeron en ella la palabra Jesús por la palabra Kanye? ¿Y no es un chiste?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel