Estado fallido

Ilustres visitas

Es oficial, este ya es el peor verano en Hollywood en los últimos ocho años en lo que a recaudación en taquilla se refiere y el panorama no está mucho más alentador para las cintas que faltan. ¿Entonces, qué están haciendo los estudios para revertir las malas tendencias en la medida de lo posible? Visitar y visitar los mercados que harán toda la diferencia a la hora de contar los últimos centavos. ¿Y qué creen? México es el primero en la lista.

Así que prepárense, porque después de una sequía de información que no tuviera que ver con el Mundial, de pronto nos veremos rodeados de estrellas de Hollywood, todos en menos de cinco días y todos promoviendo con toda la fuerza de sus contratos sus producciones.

¿Quién andará por aquí? Daniel Radcliffe, aunque no como Harry Potter. Cameron Díaz y Jason Segal, por la cinta Sex Tape (le pusieron Nuestro video prohibido); también tendremos el privilegio de hacerle preguntas y odiar  nuestros espejos por la presencia de Megan Fox (Tortugas Ninja) y habrá Guardianes de la Galaxia haciendo de las suyas para Disney y Marvel también. No es solo el cine. También estará por acá Freddie Highmore (Norman Bates de Bates Hotel) y Eric Dane (Antes Greys Anatomy y ahora The Last Ship). Sí. Todo esto en un periodo de aproximadamente tres días y todo con la clara intención de que el mercado mexicano haga toda la diferencia para estas producciones que verdaderamente le están apostando a lo grande en un año difícil.

Aquí siempre se pone interesante la cosa; durante las conferencias de prensa aparecen medios de los que nunca habíamos escuchado hablar en la vida. Los organizadores sufren y tienen que actuar como granaderos intelectuales ante las masas que se dejan ir y a quienes si se les da la oportunidad o el micrófono, seguramente alguien acabará diciéndole a Megan Fox que “admita que su hijo es de él” o a Daniel Radcliffe que si puede reproducir un encanto mágico, pero con el nombre de su hijo mientras lo graba todo con el primer iPhone que se haya inventado.

Mientras tanto, los que llevamos años en esto pondremos caras de desinteresados, algunos incluso de aburridos, y tendremos una actitud corporal que buscará informarle a los novatos quién es quién. Claro que somos los de este segundo grupo quienes generalmente acabamos cometiendo las peores pifias como: “Hola Camerón, ¿te acuerdas que la última vez que hablamos en Cancún…?”, a lo que la Díaz pondrá por un segundo cara de Yonunca te había visto antes en mi vida y luego recuperará su multidimensional sonrisa para contestar la misma pregunta de siempre.

Sí, este es un ritual que no ha cambiado en años, pero hace mucho no se nos juntaban tantos, tan interesantes en tan poco tiempo en México. Se va a poner divertido. No sé si periodístico en absoluto. Pero divertido, sí.   

susana.moscatel@milenio.com