Estado fallido

Idea para Tim Burton

Debido a que el director de Beetlejuice y Alicia en el país de las maravillas será el nuevo encargado de hacer una versión moderna de Dumbo, tenemos un par de propuestas para él. ¿Qué tal si le da asilo a uno que otro elefante desempleado con nacionalidad (impuesta) mexicana? Me queda muy claro que su película va a ser una combinación de actores con efectos especiales, pero suponemos que sí usará uno que otro paquidermo por ahí, ¿no?

Bien, pues le cuento, señor Burton. Yo no soy una aficionada al circo. De hecho, lo odio. Me queda más que claro que el impacto que me causó Dumbo cuando era muy pequeña seguramente tiene mucho que ver con eso. La trágica separación de Dumbito y de su mamá Jumbo (que solo se ponía hostil por defender a su orejón) me hizo llorar mucho más que la muerte de la mamá de Bambi o incluso que la del papá de Simba.

Y para mí siempre fue muy sencillo. No voy. No les doy negocio. Y, por supuesto que siempre, desde todos los podios que podía, pedía respeto a los derechos de los animales y que se regularan de manera tenaz y contundente estos medios de entretenimiento. Que desaparecieran los maltratadores. Los circos pirata. Mi cálculo era que de esta manera los animales que estaban ahí al menos tenían un poco de protección. Y, con una falta de público, la cual sí promovía pero no imponía (ni quería ni podría), pues que el orden natural de las cosas se encargara de acabar con este formato.

 Sin embargo, un partido político color verde hizo cálculos y llegó a la conclusión de que sería de gran beneficio (ustedes decidan para quién) promover y lograr pasar una ley que prohibiera de golpe a los animales del circo. Tenía que ser de golpe, porque si no, ¿qué impacto tendría? No podrían decir, en tres o cuatro o incluso dos generaciones de jirafas, vamos a encargarnos de que no traigan nuevas. Hablaron de santuarios, los cuales simplemente no se han materializado. ¿Qué queda? Un montón de animales que ya no pueden ser mantenidos y que la están pasando bastante peor que antes.

¿Se imaginan qué hubiera pasado con Dumbo y su madre si el Partido Verde reinara los lares de ese circo imaginario? Una condena de muerte. Y, seguramente, Dumbo nunca hubiera tenido la nutrición suficiente como para que sus orejas crecieran lo necesario como para sostenerlo en el aire.

Así que ahí lo tiene, señor Burton. Usted que es un genio de verle el lado obscuro a las cosas amables, ¿qué tal si adapta su historia a un contexto como el que están viviendo estos animales de circo mexicanos? E insisto, si puede, llévese a algunos. A fin de cuentas en el cine de allá siempre hay alguien de la Sociedad Protectora de Animales que tiene que asegurarse que nunca la pasen mal y que después de la película tengan un buen futuro. ¿Por favor?, ¿en lo que pasa esto?

¡Que alguien me explique!

¿Por qué tardó tanto Madonna en pedir conocer al Papa Francisco? 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel