Estado fallido

Gran acierto la Mujer Maravilla

Batman (Ben Affleck) y Superman (Henry Cavill) están en problemas, porque no hay manera de que sean más impresionantes y superhéroes que la nueva Mujer Maravilla que compartirá pantalla con ellos, la israelí Gal Gadot. Hace dos años, en la alfombra roja de Rápido y furioso 5 en Brasil, le pregunté la (ahora muy triste e irónica) cuestión de que si ella, con todo su entrenamiento militar y su mirada a la que no se le escapa nada, podría ganarles en una batalla a golpes a los protagonistas de la cinta.

“No les digas a ellos…. pero sí”. Me contestó entre risas. Le creo. También creo que es una gran representante de esta nueva generación. No cabe la menor duda de que se las verá duras con los fans de Lynda Carter, pero es imposible negar que esta actriz es la mezcla perfecta de belleza y fuerza para un grupo de mujeres que ya no tienen que demostrar su equidad, simplemente la dan por hecho y a romper con lo que siga. Esto me dijo la nueva Mujer Maravilla: “Creo que ésta es la realidad. Hoy en día las chicas no estamos desesperadas ni somos débiles. Somos muy independientes y tomamos nuestras propias decisiones”.

Sin embargo y cerrando, ahora sí, la semana con el tema de Paul Walker, resultó nuevamente doloroso escucharla contestar respecto a cómo se sentía cuando estaba con él y con Vin Diesel en situaciones de peligro y extrema velocidad.

“Siempre fue divertido. Primero que nada, nos sentíamos tan seguras. Nada malo puede ocurrir cuando estamos cerca de ellos y era fantástico. Eran amigos cercanos. Trabajamos en la cuarta o la quinta juntos”, dijo.

Una historia más para una mujer que estoy segura que está destinada a ser una gran estrella de acción y quizás hasta un poco más.

Digital Killed the Music Video Star?

Desaparece MTV España y es un tema que sin duda da para cuestionarnos si ésta es la primera de muchas desapariciones que, pareciera, deberían haber ocurrido hace años. La televisión de videos, que en los ochenta revolucionó al mundo entero, evidentemente estaba ya de capa caída. Los realityshows han suplantado por completo la maestría de esos cortometrajes musicales que antes se apoderaban de nuestra atención. Pero todo, siempre, se había manejado como una evolución positiva y generacional. Es evidente que los chavos de hoy se identifican más con las Kardashian que con Thriller. ¿Pero por qué? ¿Realmente esto responde a sus intereses como generación o son víctimas de un plan barato de mercadotecnia que no les da mejores opciones en la tele? Si es esto, entonces la tele se está matando a sí misma. La soberbia de haber sido la única opción debería haberla dejado hace años y años, pero no es así. Siguen actuando como si no existieran cientos de plataformas más. La desaparición de MTV España es la primera ficha de dominó. Se los aseguró.