Estado fallido

¿Y el González?

Muchas personas me escribieron, durante los Globos de Oro, muy molestas por el hecho de que Alejandro González Iñárritu ya no está usando el González en sus créditos cinematográficos. Me preguntaron si  él estaba tratando de olvidar que es mexicano. Me exigieron que nos quejáramos y que la próxima vez que lo viéramos, le dijéramos que México estaba herido por el hecho.

Absurdo en todos los frentes. Primero, ¿han tratado de manejar los dos apellidos en Estados Unidos? No hay manera que entiendan que tenemos dos. No entra en ninguno de sus esquemas. Los formularios y las mentalidades no se prestan. Y bueno, por el otro lado está el tema de tener un apellido único u original para que la gente recuerde tu nombre en Hollywood. Eso siempre es de gran ayuda en el juego de la fama, excepto que aquí me pregunto si no resulta más contraproducente. Nadie puede pronunciar ese apellido en inglés. En el mejor de los casos “es una película de Alejandro Iñiar-y-tu. Como sea, no se enojen. Como ya lo platicábamos el año pasado con Cuarón, él no está representando a México. Está representando su propio trabajo y el de su equipo. La temporada de premios no son los Juegos Olímpicos del cine. Guardemos nuestra indignación para otro tipo de cosas, ¿no creen?

El caso Cosby

Hace unos días, en Canadá, Bill Cosby, quien a pesar de muchas protestas estaba dando un show, le dijo a una mujer que se había parado que “¿a dónde iba?”, desde el escenario. Ella le respondió que iba por una bebida, a lo que él replicó: “¿No has oído que tienes que tener cuidado cuando estás bebiendo cerca de mí?”.

Por supuesto que esto desató un escándalo todavía mayor al que el comediante ya está viviendo. Pero después de que aproximadamente 30 mujeres  acusaron formalmente a Cosby de drogarlas para después tener sexo con ellas, la historia no parece estar teniendo un final feliz en el caso de uno de los legados más importantes para la televisión de Estados Unidos.

Heathcliff Huxtable era el personaje que usaba más suéteres que César Costa y que tenía una linda familia de clase media afroamericana. The Cosby Show fue el primero en mostrar ese aspecto de su comunidad en la tele y su protagonista y productor era más que querido. Todo eso cambió hace unos meses, cuando comenzaron a aparecer mujeres por todos lados acusándolo de tan horrible crimen. Él lo ha negado todo y ha seguido adelante, pero se le han ido cerrando las puertas, una por una. Por ejemplo, el especial que tenía planeado con Netflix simplemente desapareció.

 La cosa es que la mayoría de la gente considera el tema, que ni a las cortes ha llegado, como un asunto juzgado. De acuerdo, es difícil pensar que sea una farsa de tantas mujeres de todos lados, quienes ni siquiera se conocían entre sí. Pero hasta los chistes de Tina Fey y Amy Pohler en los Globos de Oro daban por hecho de que el hombre es un violador cualquiera. Cosby es el ídolo de millones de personas, de miles de comediantes que aman con pasión su stand up. Sean ciertas o no las acusaciones, este es un muy triste fin para una gran carrera.

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel