Estado fallido

Fundamentalistas del entretenimiento

Confieso que soy de las que se han visto más que tentadas de pegar de gritos afuera del circo. Pero también confieso que cuando vi que la causa estaba siendo secuestrada por un partido político sentí nauseas y me dieron ganas de darme a mí misma una buena patada en el trasero. Las buenas intenciones sí están por todos lados, ¿pero qué estamos haciendo con ellas?, ¿específicamente en temas del mundo del espectáculo?

Cualquiera que haga radio o tenga un poco de notoriedad en Twitter sabe que para cada causa hay un grupo de personas dispuestas a acribillar mediática y literalmente por ella. Irónicamente, esta actitud en muchos de los casos es exactamente la opuesta a lo que están exigiendo a gritos los activistas. ¿Buscamos el fin de la violencia contra los animales? Entonces, ¿en qué cabeza cabe amenazar de muerte a un conductor de radio con controvertidas opiniones? ¿Qué, su calidad de humano no lo hace calificar también como parte del reino animal?

Los animales son el tema de hoy por la politización del tema que abusa de los exacerbados sentimientos de muchas personas bien intencionadas. Y por la llegada del circo más grande del mundo a nuestro país también. Pero la información nunca fluye tan rápido como las mentadas de madre, y ahí es cuando los fundamentalistas de cualquier tema pierden la batalla. Yo también me considero animalista, pero ya no puedo ver una imagen más de un perro, gato o bicho cualquiera torturado como las 50 que me llegan al día. Si los que empatizamos con la causa estamos sintiendo eso, ¿qué pensarán a los que no les podría importar ni tantito?

El fantástico Ian Somerhalder (Lost, Vampire Diaries) le acaba de decir a nuestro compañero Omar Ramos que este será el último año que el circo Ringling Brothers llegue a México. El actor y activista ha sido contundente y claro, con artículos estudiados ligados a su Twitter respecto a lo que considera el maltrato animal y con su encanto avasallador que hace que lo escuchemos. Es un interesante, aunque extremo, ejemplo de cómo mandar un mensaje del tipo. Porque de otra manera, con el nivel de agresión que se maneja en las redes sociales y más cuando hay cualquier tipo de controversia, todos perdemos, en particular aquellos a los que queríamos proteger.

DOS BUENAS

Ya viene la segunda temporada de Orange is the New Black de Netflix y realmente da gusto saber que dentro de la invención del nuevo formato de streaming hay celebraciones más allá de internet. Dentro de un evento particular se proyectará este primer y muy esperado capítulo en la Cineteca Nacional. La calidad de estos programas es tal que da un gran gusto saber que se le dará apertura en nuestros mejores espacios. Ojalá esto sea el principio y se haga para el público general.

Ya se los dijo Álvaro Cueva y ya habíamos hablado de la obra por acá, pero este domingo 31 a las 22:00 horas, por favor, hagan lo que puedan para ver The Normal Heart, ahora una película original de HBO. La historia de cómo se comenzó a descubrir el virus del sida por parte de la comunidad gay en los ochenta es todo un evento que desafía el término televisivo y cinematográfico. Véanla, y luego la platicamos, ¿va?

 ¿EN SERIO?

¿No va a pasar días y días en la cárcel el tipo que atacó a Brad Pitt en la alfombra roja de Maléfica como una supuesta gracia mediática? ¿En qué diantres están pensando las agencias informativas al describirlo como “periodista”? 

susana.moscatel@milenio.com