Estado fallido

Fanáticos, escuadrones y suicidas

Son muy pocas personas las que ya han visto la película Escuadrón suicida, pero eso no detuvo a un grupo de fans de la película que reúne a los supervillanos en pro de un bien común, que  quieran censurar a los críticos, a los muchísimos críticos, que la han calificado como una verdadera decepción (para ser amables).

Algunas cosas les puedo decir de primera mano. Los dos disfraces más recurrentes en la pasada Comic-Con de San Diego eran los de Harley Quinn (interpretada por Margot Robbie en la película) y del Joker (Jared Leto). Eran cientos de ellos. Fans, evidentemente, de los cómics originales donde los personajes suelen hacer equipo (y en ocasiones el amor) contra Batman. Pero en ese momento ninguno de ellos había podido ver la cinta.

Pues la mayoría de los críticos de cine ya la vieron y déjenme decirles que no le fue nada bien. Nada. Sin duda esto no detendrá a uno solo de los fans a correr a la taquilla a primera hora este viernes a verla, pero ignorar a quienes detestaron con fervor la cinta no parece ser suficiente para muchos de ellos. En Change.org ya existe una petición con más de quince mil firmas pidiendo que tiren la página por “afectar la percepción que la gente tiene de las películas”.

¿Cómo lo ven? Exigen censurar hasta la muerte virtual a un portal que se dedica a recaudar algunas de las firmas más prestigiadas en la crítica de cine porque se atreven a manifestar el hecho que más de un setenta por ciento de ellas son negativas. Y con negativas me estoy viendo dulce y amable. Básicamente la odiaron con pasión.

La cosa es que más allá de no pensar lo tremendo de exigir censura efectiva, la mayoría de estos fans no han visto la cinta aun. Algunos casos habrán podido colarse a alguna función de prensa o premier. Pero no quince mil de ellos. Sí, así está la cosa con los fanáticos del Escuadrón suicida ¿qué podemos esperar de los locos que creen que todo mundo debe seguir una sola forma de adorar a Dios? Estamos fritos.

¡Que alguien me explique!

¿Era realmente necesario informarnos que Ozzy Osbourne es adicto al sexo? ¿Y que está en terapia por ello? ¿Habrá reacción del gobierno mexicano ante la muy razonable petición de Kate del Castillo de que o la acusen formalmente de un crimen o que ya cierren la investigación por su visita al Chapo Guzmán? ¿Por qué no andan preguntándole lo mismo a Sean Penn?

¿En serio?

¿Clint Eastwood consideró en una entrevista que la gente debe superar el “racismo” de Donald Trump? 

susana.moscatel@milenio.com