Estado fallido

Explosiones, nostalgia, pingüinos y Charlize

Si pasaron 15 años esperando que Mad Max regresara a las pantallas de cine, añorando las explosiones, el sonido extremo, los vehículos reinventados al estilo apocalíptico y el espíritu de una serie de personajes que se niegan a morir, entonces no van a estar decepcionados cuando vean la nueva versión que hizo su director original, George Miller, para estos tiempos.

Lo más fantástico de George Miller, para mí, es que fue capaz de luchar por casi dos décadas para que su visión de un mundo destrozado viera la luz nuevamente, pero en el inter hizo cintas como Babe, el puerquito valiente (que me hizo llorar más de lo que cualquier cinta de apocalipsis podría) y Happy Feet (que es, a su propia manera, una cinta del apocalipsis verdadero respecto a lo que le estamos haciendo al planeta a través de la visión de unos increíbles pingüinos danzantes).

 Pero Miller nunca perdió el foco ni su deseo de ver a Mad Max de regreso en las pantallas grandes. Por supuesto que ya no tenemos a Mel Gibson en el protagónico. Por un lado, es prácticamente incontratable en Hollywood después de ciertos malos ratos que ya no tiene caso ni mencionar y, por el otro, quizá ya sería difícil imaginarlo sobreviviendo estas extremas circunstancias y explosiones a su edad. ¡Pero tenemos a Charlize Theron! Y no me importa lo que digan, ella se lleva la película. No Tom Hardy, quien interpreta a Max, el titular de la cinta.

 El contraste entre la belleza que una feroz y muy desbaratada Charlize busca y la realidad que ella y las mujeres que está tratando de llevar a “el lugar verde” es, para mí, lo más impactante de la película. Y sí, muchas de estas mujeres, como Rosie Huntington-Whiteley son supermodelos. O hermosas y talentosas cantantes como Zoë Kravitz (¿qué esperaban de la hija de Lenny?). Pero en esta aventura, que simplemente es un trayecto largo, lleno de adrenalina, explosiones fantásticas y música, ellas son la razón de ser de todo. El último vestigio de esperanza. Francamente no sé si es una película que celebra o que utiliza a la mujer, pero sea cual sea de la dos, la poca historia que nos cuenta está muy bien servida por ello.

 Así que fanáticos de la serie, estoy casi segura de que no estarán decepcionados. Para los que queremos más historia, sugiero que veamos las cintas originales para tener un poquito de contexto. Y para los que somos fans de Charlize: propongo que firmemos una petición para que la próxima cinta al menos lleve el nombre de su personaje, Imperator Furiosa, en el título, porque qué manera de llevarse la película.

¿En serio?

¿Termina la primera temporada de Jane the Virgin en Estados Unidos y en México aún no lo hemos visto? Esa serie debería estar en televisión abierta ¡Ya! 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel