Estado fallido

Documentados

Sí, es la semana del Oscar, pero no por ello tenemos que quedarnos en el mismo discurso inevitable (y absurdamente también) patriotero sobre que si Cuarón o no Cuarón. ¿Saben cuál es la mejor forma de gozar la ceremonia? Conociendo esas categorías que no son representadas (por lo general) por ese gigantesco aparato de mercadotecnia que es Hollywood, pero que cuentan historias todavía más entrañables por el simple hecho de que vienen de la vida real.

Los documentales largos nominados este año tienen temas que van de lo más intenso que se le podría ocurrir a cualquiera a experiencias musicales dignas para el salón de la fama. Empezando por lo más tremendo, está el impactante The Act of Killing (El acto de matar) en el cual se invita a un grupo de asesinos durante el golpe de Estado en Indonesia a recrear lo que consideran sus más grandes logros. Es escalofriante ver cómo estos hombres se sienten orgullosos de los hechos y presumen como héroes nacionales dónde y cómo mataron a quién. Joshua Oppenheimer, el documentalista, logra abstraerse de manera casi inaudita, si no, no puedo comprender cómo no perdió todo protocolo periodístico para buscar algún tipo de retribución. Brillante, frío y aterrador.

Los demás temas no son tan sorprendentes en el hecho, pero sí en la narrativa. ¿Cutie y el boxeador? Es la historia de un pintor (de origen japonés) en Nueva York y su mujer, quien quiere ser mucho más que la pareja de su pareja, quien, por cierto, hace extrañas obras a través de la técnica del pugilismo. Interesante y dulce.

 ¿Guerra sucia? No, no habla de México (aunque si uno busca el término en la mayoría de los buscadores en el internet lo primero que aparece es nuestro país). En realidad ese es un documental que narra los diferentes operativos de las fuerzas especiales estadunidense en lugares como Afganistán, Yemen y Somalia, y cómo prácticamente ninguno de ellos, ni los actos fuera de la ley (incluso de guerra) pasan por supervisión alguna del Congreso. De nadie, de hecho, más que del distorsionado criterio de los que están operando en los campos de repentina batalla.

¿Saben cuándo nos damos cuenta de lo rápido que va la vida? Cuando vemos que lo que apenas parece haber sido la noticia de ayer, la revolución en las calles de Egipto en este caso, que acabó echando a Hosni Mubarak del poder, ya es un documental que deja más que claro todas las consecuencias que se vivieron por parte de aquellos que en su momento celebraron en la Plaza  Tahrir y que más tarde sufrieron la consecuencias del cambio de poder de maneras nunca imaginadas. Es preciso, humano y sorprendente. Una historia muy reciente con ramificaciones personales que jamás viviríamos de esta manera de no ser por The Square (La Plaza) de Jehane Noujaim.

Por suerte, deje para el final una deleite musical que me sacó un poco de las guerras y las revoluciones, tan populares (y necesarias) en esta categoría. 20 feet from Stardom (A 20 pies del estrellato) es la historia de varias de las coristas que han pasado sus vidas sobre el escenario al lado de los más grandes de la música como Jagger, Reed, Springsteen y quien se imaginen. Han sido parte de toda esa deliciosa, genial y brutal vorágine de emociones, locuras y música, pero nadie realmente las conoce. Ellas, sin embargo, conocen a todos y saben absolutamente todo. Aquí lo cuentan. Es un privilegio para los amantes de la música tener este documento.

susana.moscatel@milenio.com