Estado fallido

Discriminación y Madonna

Diplo, el productor de su nuevo sencillo, tiene toda la razón del mundo. Hay ciertos tipos de discriminación que la sociedad jamás aceptaría a estas alturas del juego. Insultar a un cantante por ser afroamericano o gay, sin la menor duda, significaría la destrucción, al menos en redes sociales, de quien lo dijo. Pero, por lo visto, está bien visto criticar a alguien por su supuesta edad avanzada.

Ageism, lo llaman en inglés. Es lo que hace que aún se considere políticamente correcto juzgar a alguien porque quiere tener ciertas expresiones y experiencias a una edad en la que la sociedad decide que ya no es adecuado. Explíquenme cómo es que una mujer aún puede tener todo el deseo sexual del mundo a los cincuenta y tantos años, pero le es prohibido actuar de manera sexy en público. “¡Está muy ruca para eso!”, suelen decir los que no tienen idea en qué edad parecen estar viviendo con una juventud tan reprimida y limitada que se les hace imposible imaginarse en unos años todavía con el derecho a sentir las cosas intensamente.

Nada de esto es una crítica al trabajo en sí de Madonna. Su nuevo video me parece demasiado histérico. Ya no es llamar la atención de manera auténtica. Me imagino juntas de planeación y agentes negociando horas y horas para lograr dar una imagen casual de La reina del pop. La canción de “Bitch, I’m Madonna” simplemente no cumple con la promesa y expectativas que ella hace, y me imagino, incluso, que espera de sí misma. Pero no es por su edad. Posiblemente es porque es perceptible que está tratando demasiado de ser parte de algo que ya cambió. La reinvención tiene límites también.

“Para su edad”

 Ahora, es muy destacable que este asunto también  resulta bastante misógino. Nadie le dice a Mick Jagger o Paul McCartney que cómo se atreven a brincar así sobre el escenario con las arrugas que tienen. A nadie la importa. Importa la música. Nunca olvidaré que de Tina Turner siempre se decía: “Tiene las mejores piernas del mundo…. para alguien de su edad”. Eso fue cuando tenía cuarenta y tantos. Y sigue teniendo las mejores piernas del mundo, para cualquier edad. Pero lo fantástico de esta mujer siempre fue su voz. ¿Cher? Lo mismo.

¿Será que hay que saber retirarse? ¿Qué será mejor? ¿Que la gente te recuerde siempre en tu juventud o dejar de tener una carrera y una vida? El día que la cuestión, en la música y en todos lados, sea pareja para ambos géneros, la discusión será más valida.

¿En serio?

¿Rey Mysterio luchó vestido de Terminator?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel