Estado fallido

¡Cuéntamelo todo!

Sonó mi teléfono y era una amiga que trabaja en una compañía de producción cinematográfica en Estados Unidos.  “Tienes que contarme absolutamente todo lo de El Piojo y lo de El Chapo”, me exigió, exaltada de una manera que nadie más que los auténticos animales hollywoodenses saben replicar. “¿Todo…?”, le respondí. “¿Y qué tienen que ver el uno con el otro?”, la cuestioné.

“¡Todo!”, insistió y procedió a explicarme (como si no fuera obvio) que por la explosión demográfica, en Estados Unidos hay muchísimo interés por vender proyectos que llamen la atención de los mexicanos y del mercado latino en sí, y que después de una rápida búsqueda en los periódicos de habla hispana llegaron a la conclusión de que no hay forma de fallar con esos dos temas.

 “¿Y cómo le quieres poner a tu película?”, le pregunté. “¿Trump y sus amigos?”. Creo que lo pensó un segundo antes de darse cuenta de que ya me estaba burlando descaradamente. Con cariño, pero con mi buena dosis de sorna. “Tú ríete, pero ya verás lo que pasa”.

 Le dije que no se preocupara. Que Sacha Baron Cohen ya estaba haciendo una película acerca de la violencia en el futbol (soccer para ellos) y que la FIFA se había rehusado a cooperar, lo cual agradecía el creador de Borat, porque no quería que nadie lo identificara “con esos personajes corruptos y conflictivos”.

 Le recordé, también, que ahora hasta de Leo DiCaprio se estaba hablando para participar en la cinta del gran Ridley Scott, basada en el libro de Don Winslow, que cuenta la primera fuga de El Chapo. “La buena noticia amiga, es que estás a tiempo para la secuela”. Pero me equivocaba. No está a tiempo. En estos momentos hay proyectos siendo escritos a marchas forzadas, presentados y hasta en preproducción con estos dos temas. (El de El Piojo iniciando con sus anteriores dramas y culminando en lo de ayer).

 Sé de al menos tres documentales, dos internacionales y uno nacional respecto a El Chapo. Sé de varios periodistas extranjeros que están buscando a todos los que pueden tratando de ligar esta historia con la, todavía por explotar, papa caliente de la FIFA. Sé de varios libros que ya están aprobados en ambos casos y están siendo escritos por periodistas cercanos. Sé de un editor importante que esta semana tuvo que reevaluar por completo su proyecto de hacer un libro más de El Piojo Herrera y su trayectoria. Sé que en una junta editorial se comparó esta historia con el documental de La mentira de Lance Armstrong, ya que a la mitad de la narrativa cambió por completo la historia, para mal del protagonista.

 Creo que mi amiga llegó tarde. Si me tenía que preguntar hoy acerca de estos personajes, ya no hizo las películas a tiempo. Y, por lo mismo, sé que no tardan en llovernos encima. ¿Estamos listos para el siguiente round?

 ¿En serio?

¿Encima de todo tenemos que recordar a El Piojo cuando tuvo su participación especial en Dos mujeres un camino

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel