Estado fallido

Lo que Chabelo nos enseñó

Siempre hay un enorme alivio en poder regresar a las cosas que eran exactamente iguales que cuando éramos niños, y de esas quedan muy pocas. ¿El parque en el que jugábamos? ¿La cafetería en la que comíamos? ¿Los globos que nos compraban en el parque?

Parte de crecer y madurar es aceptar que eso ya no es parte de nuestra vida e incluso que no somos las mismas personas que crecieron con ello. Pero se siente bien encontrar los mismos sonidos, imágenes y olores que cuando nos sentíamos seguros solo por ser niños. Y hoy sabemos que la experiencia colectiva nacional que aún lograba eso (aunque con algunas arrugas de más para ser un niño) ha cerrado un ciclo.

Lo decíamos en este espacio el viernes: 48 años al aire no pueden ser considerados solo como un éxito. Deben ser considerados como algo inusitado, único y digno de celebrar. Algo espectacular. Mucho más que un éxito, los que hoy en día trabajamos en la televisión no tenemos ni la oportunidad de hacer lo que hizo Chabelo.

Trágicamente, este hombre y enorme comediante no está saliendo del aire como hubiera merecido. Sin duda le harán homenajes más tarde. Es lo menos que Televisa puede hacer. Pero también hubiera sido de muy buen gusto que ellos mismos le ofrecieran los espacios para explicar las razones de su salida en este preciso momento. Es lo menos que merecemos todos los que crecimos con él, y eso significa todos los mexicanos. Y sin duda lo menos que uno hubiera esperado para Xavier López por parte de su casa, Televisa.

Las televisoras tienen el gran talento de hacer que sus personajes favoritos se sientan cómodos y libres, hasta que un día la situación ya no da. Y ese día la realidad pega y pega duro. Ya lo decíamos antes, si así tratan a una institución, ¿qué podemos esperar los demás? ¿Y qué viene en el futuro?

Espero que lo que siga sea una lección para todos. Que aprendamos que los medios no son nuestra vida ni nuestra identidad. Ya no funcionan así. Como público nos debemos adaptar a lo efímero. La televisión. Abierta debe acostumbrarse a no tener públicos fieles (no se los están ganando) y los ejecutivos deben alivianarse y dejar que sus talentos trabajen donde haya trabajo. Es la única manera de aprovechar los talentos. ¿O ven a una sola persona en la televisión hoy en día que en 48 años siga siendo una institución? Esos tiempos terminaron con la despedida por YouTube del amigo de todos los niños.

¿En serio?

¿Será posible que Chabelo regrese a hacer comedia de adultos en su siguiente ciclo? Propongo una nueva versión de "Mercado de lágrimas". No me importa si es en televisión abierta o de paga, YouTube o Netflix. ¿Quién dice yo?

@SusanaMoscatel