Estado fallido

Bono ya perdió la razón

Lo digo como fan de U2 que defendió por años los esfuerzos humanitarios del cantante que tantos tomaban por propaganda. Lo digo como alguien a quien solo le dio risa cuando el músico decidió que todos necesitábamos su nuevo disco y lo metió a la fuerza en nuestros teléfonos. Pero ahora lo escucho y me preocupa un poco la visión tan simple que parece estar manejando de lo que es uno de los más graves problemas del mundo.

"No se rían, pero creo que la comedia debería ser desplegada", dijo respecto a la batalla contra Isis (Estado Islámico) y pasó a comparar todo lo que está ocurriendo con el fundamentalismo islámico con lo que pasaba en los tiempos de Hitler.

"Si te ríes de ellos, cuando los ves marchando por ahí, les quitas su poder", dijo ante el Comité de Asignaciones del Senado de Estados Unidos.

Aquí no estamos para comparar qué régimen es más tenebroso, pero sí queda claro que la mecánica de su proceder es completamente diferente. Miren que no hay mayor amante de la comedia como medicina que una servidora, pero Bono debería comprender, al decir que nos riamos del EI en lugar de tomar otro tipo de acciones, que ellos tienen una cultura completamente distinta a la que compartimos muchos países y las cosas que nos hacen reír. Bueno, a ellos los hacen matar caricaturistas y cineastas (insisto, hablo específicamente de los fundamentalistas).

Así que no, Bono. La ayuda humanitaria para los refugiados está fantástica. Buscar otros recursos que no sean la violencia es el objetivo de miles. ¿Pero pretender que nuestro sentido del humor los va a ablandar? No va a ocurrir. Y perdón, ¿querer mandar a Sacha Barón Cohen? ¿A Amy Schumer? Digo, sería el mejor día de mi vida si me los manda a mí, pero no creo que EI celebre o siquiera comprenda el ácido humor de estos dos comediantes judíos. ¿Y a Chris Rock? ¿Después del Oscar? Perdón, Bono, pero eso sí es un acto de violencia.

Fuera de broma, el problema muchas veces en el choque de culturas tan terrible que tiene al mundo en este estado tan trágico tiene que ver con que muchas veces asumimos que el de enfrente comprende los temas y saca las mismas conclusiones de la misma manera que uno. Cuando estás lidiando con un fanático, sea quien sea y de donde sea, dialogar es muy difícil y encontrar un punto en común para reír es básicamente imposible.

¿En serio?

¿La respuesta de Amy Schumer en Twitter fue "Holy Shit (Santa mierda)"? ¿Está mal que no deje de reír? ¿Cree Bono que eso ayudaría ante un fanático religioso?


susana.moscatel@milenio.com