Estado fallido

Entre Mozart y 'Monster High'

¿Sabían ustedes que a los 12 años Mozart escribió su primera ópera? En cualquier caso esa sería una linda trivia, ¿no? Pero les tengo una noticia que debo decir me tiene muy, pero muy emocionada. Bastian y Bastiana está siendo (brevemente) montada en México por algunos de los más extraordinarios cantantes de ópera de nuestro país y diseñada precisamente para hacerla accesible para los niños.

¿Cómo está haciendo esto la compañía llamada Arpegio? Con una adaptación escénica y dirigida por Jaime Matarredona, la dirección artística (y producción ejecutiva) de Sylvia Rittner para empezar. Este ya de por sí es un equipo con historia de hacer cosas completamente originales, con una tremenda profundidad y amor a la ópera.

¿Y las voces? La espectacular Irasema Terrazas (soprano), Hugo Colín (tenor), Charles Oppenheim (bajo) y la maravillosa dirección musical de Isaac Saúl (quien, igual que Jaime, de alguna manera ha encontrado un espacio en sus ocupadísimos tiempos en El Rey León para hacer esta joya). Miren, cualquiera que sepa del género se sorprenderá de que estos grandes artistas se den tiempo para dedicarse a esto, en esta ocasión este sábado al igual que el 17 y el 23 de abril en el Teatro Banamex Santa Fe de la Ciudad de México. Pero le doy este espacio a estas tres funciones porque, independientemente de todo su talento, su motivo me parece fundamental: enamorar a los pequeños (y a sus padres también) para que las siguientes generaciones tengan la preparación emocional y musical para nunca, nunca, nunca temer entrar a Bellas Artes a ver las grandes producciones del mundo.

¿Pero saben algo de lo más encantador? Esta simple historia, que dura menos de una hora es básicamente la misma historia que la de cualquier preadolescente de estos días. Bastiana no entiende por que ya no le contesta Bastian y habla con el encantador Diggi Daggi para que le ayude a entender. Lo hace, en esta producción con la música original pero con imágenes y recursos (¿WhatsApp? ¿Instagram?) que hoy en día hacen que estas cosas fluyan entre los chavitos (¡Ja! Como si los "adultos" no estuviéramos en lo mismo). Y la estética puede ser comparable a la que se maneja en series como Monster High. ¿El resultado? Algo profundamente atractivo, sencillo de entender y que poco a poco induce a todos a la impactante fuerza emocional que genera la ópera. Hay muchísimo amor detrás de este proyecto. Vayan. Vayan todos los que puedan. Para que se hagan más cada vez.

Yo no sé ustedes, pero que mi padre me llevara al teatro, me pusiera su musica clásica, o a Pedro y el Lobo y a Piccolo y Saxo todos los días y cantara a la par con emoción y furor es un regalo que hasta la fecha me ha hace sentir su presencia para siempre. Y nunca dejaré de agradecerlo.


@SusanaMoscatel