Estado fallido

¿Adónde irán…?

Esta es la temporada de los upfronts televisivos en Estados Unidos y con eso quiero decir que es cuando nos dicen si nuestras series favoritas tendrán más temporadas o no. El trauma de muchos ayer fue que, después de 15 años al aire, la cadena Fox ha decidido no renovar el programa musical de American Idol. Sí, ése que empezó con toda la locura que, para muchos, ya es parte natural de una vida post-Siempre en domingo. Ni modo, pero 15 años no está nada mal.

En lo personal, celebro el anuncio de la CBS de renovar una temporada más de mi (telenovela inteligente) serie favorita The Good Wife. El personaje de Alicia Florrick (Julianna Margulies)  ya es un clásico, y vaya que Ridley Scott y su equipo no han tenido miedo de ponerla en situaciones arriesgadas y complicadas para cualquier protagónico. Si la temporada pasada fue traumática con (alerta de spoiler) el asesinato de su amor Will Gardner, ésta se puso completamente de nervio con las aspiraciones políticas de Alicia (y todo lo que sufre con ellas). ¿No la han visto? Está casi completita en Netflix. La otra alegría que tuve fue saber que regresa Madame Secretary (aún por estrenarse en nuestro territorio), donde la increíble Tea Leoni lidia con asuntos internacionales de forma humana, fallida y brillante.

El peor drama para muchos fue la pérdida de su novela Revenge, de la CW, pero seamos honestos: ¿no se había vengado Emily VanCamp lo suficiente a estas alturas? Y celebremos porque todo indica que habrá Jane theVirgin con la maravillosa Gina Rodríguez y nuestro querido Jaime Camil por un buen rato más.

Cada vez es más difícil competir para estas series en la televisión abierta de Estados Unidos, pero a la vez se va convirtiendo en un fenómeno curioso y año con año más complicado, porque también hay mucho mercado internacional (empezando por el nuestro), que las reclama. Imaginen si hoy en día Don Gato saliera al aire y la cancelaran. Seguramente haríamos marchas nacionales para que Netflix la rescatara de tan pequeñas mentes corporativas en las cadenas de televisión.

Como sea, se van y se quedan varias, pero la televisión sigue cambiando y nuestros hábitos de consumo todavía más. 

 ¡Que alguien me explique!

¿A qué se refería mi querido Pepe Aguilar cuando dijo que él siempre le había entrado a la tecnología, desde Napster? ¿Habrá subido gratis sus propias canciones? ¿Habría bajado la de otros compañeros? ¿Se habrá confundido de servicio?

¿En serio?

¿Courtney Love fue balconeada por su propio psiquiatra, a quien supuestamente le debe 48 mil dólares? ¿Cuánto costaría cada sesión? ¿Cuánto crédito daría este doctor? ¿Habrá sido una tarifa especial para la mujer más controvertida de la música después de Yoko Ono?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel