Estado fallido

Abdicar es lo de hoy

Primero Cristian Castro abdicó del Twitter y. cuando apenas comenzábamos a recuperarnos del golpe emocional que nos provocó semejante noticia, que el rey de España nos aplica la misma. La verdad es que no suena tan mal. Hay que saber hasta dónde y muy pocos saben cuándo. Claro, a nombre de todos los elefantes del mundo estamos muy preocupados que Juan Carlos vaya a tener tanto tiempo libre, pero me cuentan que su estado de salud ya no da para que siga haciendo esas gracias. Una por otra.

 Pero volviendo al tema, y sin la menor duda, hay que respetar cuando alguien en el ojo público decide que tampoco es mandato divino eso de que: “El show debe de continuar para siempre”. Por ejemplo, si en el género musical más mexicano de todos tenemos realeza, ese es Vicente Fernández. Pues ya regresó (afortunadamente está mejor de salud) a su gira de la abdicación. Sabe que seguiremos aplaudiendo, pero eventualmente hay que dejar de cantar. Qué bueno que lo hace en un momento cuando sigue siendo el rey.

Hay varios que sabemos que nunca van a abdicar por decisión propia. Como Chabelo, por ejemplo. O Alex Lora. O Lucía Méndez o el caso más doloroso de todos por lo glorioso es su recuerdo, el gran José José. Ya sé que todo príncipe quiere pasar a ser rey. Pero lo que no fue no será, dijo alguna vez la mejor voz que tuvimos en la música romántica. ¿No? ¿Deberían hacerlo? Yo no sé si podría. Si mi identidad estuviera tan atada a lo que fue, ¿cómo demonios dejarlo atrás? Antes las grandes estrellas abdicaban porque se retiraban de la vida. Pero como casi nadie quiere realmente morir joven con tal de ser inmortal es un proceso bastante complicado ¿no lo creen?

 Además, ya ni los muertos pueden abdicar. Si no pregúntenle al holograma de Michael Jackson o a los cientos de productos marca Jenni Rivera o Selena. No. No es asunto tan fácil. Al preguntar en las redes sociales: ¿a quién le gustaría ver abdicar del mundo del espectáculo? Los nombres más recurrentes fueron los siguientes, y en ese orden: Laura Bozzo, Ricardo Arjona, Justin Bieber, Chabelo, La Chilindrina y (no estoy de acuerdo) Cepillín.

 Y luego están los que simplemente son mala leche. Que quieren que Yuri, Mijares, Emmanuel, Lupita D’Alessio y otros abdiquen. ¿Por qué? Siguen triunfando. Y con sus voces intactas.  ¿Lucero? No hay por qué. Sigue siendo exitosa más o menos al mismo nivel de siempre y aunque comparte aficiones nada entrañables con el rey de España, eso no la tendría por qué sacar de la jugada del entretenimiento. ¿O sí? (todo es política, caray). Y luego, claro, está el tema del verdadero rey. Pero yo no quiero que Luis Miguel abdique. Quiero que se ponga a trabajar. Sigue siendo el mejor intérprete de la actualidad y cuando se molesta en demostrarlo (que no es muy seguido) no hay poder humano que pueda negar su grandeza. Los años han pasado, el talento no. En fin. Que abdiquen los que deben, los dignos, los que están satisfechos, los que tienen grandes herederos (Chente otra vez) y que el show continúe sin hacer pasar penas por glorias.

¡Que alguien me explique!

¿Cómo pueden hacer estos días películas como Star Wars sin que los paparazzi arruinen todo con sus fotografías desde las lejanías de los sets?

¿En serio?

¿Oliver Stone anunció que él haría la película acerca de Edward Snowden? ¿Y se tardó tanto por qué….?

susana.moscatel@milenio.com