'Dirty Pop'

Mujeres, violencia y "Letras explícitas"

La agrupación angelina N.W.A. entrará al Salón de la Fama, a la par de que Letras explícitas se coloca bien en taquilla por la riqueza de sus testimonios, una colorida biopic del mundo oscuro de Compton. Llegó a Latinoamérica y lo hará al resto del globo, porque ha sido tal su visión de negocios que después del Mundial, ¿acaso no todos tenemos unos audífonos Beats, hechos Dr. Dre?

A pesar del buen recibimiento de Letras explícitas, lo único que se le "olvidó" contar al director, F. Gary Gray, fue la serie de escándalos relacionados con la violencia hacia las mujeres del ahora multimillonario Dr. Dre, sumado al escándalo noventero de su amigo y discípulo Ice Cube, quien dijo: "Si defiendes a esas mujeres, solamente puede ser que seas una zorra".

Con esta cinta se renueva el debate de si es posible separar de modo pragmático el contexto de la obra; el autor de su creación. Y viene a la mente Roman Polanski y el escándalo por violación, más recientemente las decenas de denunciantes de Bill Cosby, quienes tienen en común con Dr. Dre no solo actos aislados de violencia, sino de género: con todas sus letras, violencia contra las mujeres.

El docudrama de N.W.A., Letras explícitas, olvidó los escándalos que mantuvieron a Dr. Dre en el filo de la cárcel, con 240 horas de servicio comunitario por su agresión a la periodista Dee Barnes, la ruptura de nariz a su ex novia, Michel'le, o la agresión a la rapera Tairrie B, entre una lista de historias horribles.

En una carta a The New York Times, el productor de los audífonos se disculpa: "Hace 25 años era un hombre joven bebiendo demasiado, sin una estructura real en mi vida. Nada de eso es una excusa para justificar lo que hice. Estoy haciendo todo lo que puedo para no parecerme a aquel hombre. Pido perdón a las mujeres a las que he hecho daño. Lamento profundamente lo que hice y sé que ha tenido un impacto permanente en nuestra vida", explicó el músico.

Algunos dirán que la historia de N.W.A. solo puede ser hablar de éxito, que haber salido de Compton fue en sí mismo una demostración de que el racismo y la pobreza no lo había permeado todo, pero tampoco se puede olvidar a Dee Barnes estrellándose en un muro. Así se han normalizado los feminicidios en otras ciudades del país, ejemplos que tenemos a la mano.

@soft_reyes